100% verano

La crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, el año pasado, comportó meses con los centros educativos cerrados y una situación de confinamiento sin precedentes que afectó también al desarrollo de las actividades de ocio para niños y niñas, adolescentes y jóvenes de la ciudad.

Es en ese contexto que el Ayuntamiento de Barcelona promovió la campaña “100% Verano”, un plan de verano extraordinario para dar respuesta a las necesidades del momento.

Este verano del 2021, pese a las medidas sanitarias requeridas para llevar a cabo las actividades de educación en el tiempo libre en el marco de la COVID-19, nos encontramos ante una situación más favorable que el año anterior. No obstante, la campaña “100% Verano” continúa para dotar el verano de una amplia oferta de actividades para niños, niñas, adolescentes y jóvenes,  con el objetivo de favorecer su bienestar físico y emocional, para promover sus oportunidades de socialización y también para facilitar la conciliación de las familias.

Los objetivos de la campaña de vacaciones extraordinaria del 2021 son los  siguientes:

  • Promover el ejercicio del derecho de niños y niñas y adolescentes al juego, al ocio, a la participación cultural y artística y a la práctica deportiva incluyendo, de forma muy especial, a las personas con discapacidad, las cuales han sufrido especialmente el periodo de confinamiento.
  • Promover la igualdad de oportunidades en el acceso al ocio entre los niños y niñas, adolescentes y jóvenes de los territorios más desfavorecidos de la ciudad procurando reducir las desigualdades de oportunidades agravadas por la crisis de la COVID-19.
  • Recuperar la actividad física y deportiva y mejorar la salud física y el estado de forma de los niños y niñas, adolescentes y jóvenes que puede haber empeorado por la inactividad propia del confinamiento.
  • Favorecer la recuperación y mejorar la salud emocional de los niños y niñas, adolescentes y jóvenes, que se puede haber visto afectada por el largo confinamiento, el luto, el estrés y el miedo, la pérdida de vínculos y el aislamiento social.
  • Mejorar los aprendizajes competenciales perdidos a lo largo del cierre de las escuelas y atenuar el posible impacto negativo de la epidemia sobre las desigualdades educativas.
  • Impulsar la digitalización y capacitación digital de los y las adolescentes y jóvenes a través de la divulgación de la tecnología y la ciencia de la fabricación digital.
  • Procurar bienestar a los niños y niñas para el inicio del nuevo curso. Conseguir que niños y niñas, adolescentes y jóvenes empiecen el próximo curso con las mochilas más llenas de vivencias positivas de verano, una mejor salud física y emocional, más vínculos sociales y comunitarios y más hábitos y competencias y que puedan disfrutar, así, de una mejor vuelta al cole.
  • Facilitar la conciliación del trabajo con la educación y el cuidado de los hijos e hijas en un contexto en el que muchas personas tendrán que reincorporarse después de un ERTE o bien tendrán que buscar un trabajo nuevo, con la menor flexibilidad para tomarse días de vacaciones que este hecho implica.
  • Restablecer la cohesión y mejorar las habilidades sociales de niños y niñas, adolescentes y jóvenes en esta etapa de crecimiento, convivencia y consolidación de valores.
  • Disminuir los gastos de alimentación de las familias que han visto reducida su renta de forma repentina, ya que la mayoría de casales de la campaña de vacaciones de verano “T’estiu molt” incluye la comida del mediodía.

Como resultado, la campaña “100% Verano” presenta la oferta habitual de las actividades de vacaciones de verano para niños, niñas y adolescentes “T’estiu molt”; una programación extraordinaria de actividades en los museos, en los ateneos de fabricación, de educación ambiental, específicas para adolescentes, etc. Asimismo, también se abren equipamientos como bibliotecas, centros cívicos y patios escolares durante todo el verano  y se ofrecen nuevas propuestas de uso del espacio público con especial atención a los barrios más vulnerables.