Retroceso de las playas: aumento del nivel del mar

La inundación provocada por el aumento del nivel del mar se calcula a partir de la cota de inundación. Esta está determinada por tres parámetros: 1. la lluvia localizada del nivel medio del mar que provoca una inundación permanente; 2. la marea y los cambios de presión y de viento que generan una inundación potencial, y 3. el efecto del oleaje es el responsable de originar las problemáticas más importantes en el litoral barcelonés cuando hay episodios extremos de temporales.

 

Hoy

Las ocho playas de Barcelona están afectadas por riesgo alto en relación con los temporales marítimos.

Mañana

Se prevé un aumento de la inundación, cambios morfológicos en las playas y una exposición mayor de las infraestructuras portuarias.

Medidas implementadas

  • Pérdida de arena que se produce por efecto de los temporales de mar: protección de la fachada marítima.
  • Mitigación: reducción del 45 % de emisiones de gases de efecto invernadero respecto al 2005.
  • El objetivo es desacelerar el calentamiento global. En este sentido, Barcelona trabaja en un proceso de transición energética y cambio de modelo de ciudad.  
  • Se impulsan acciones para fomentar el ahorro, incrementar la eficiencia energética y la rehabilitación de los edificios y para alcanzar más producción de energía renovable y local. También se impulsa una movilidad más sostenible, en la que la prioridad sea para los peatones, las bicicletas y el transporte público. Por eso, el papel de la ciudadanía es esencial en la lucha contra el cambio climático.
  • El Ayuntamiento ha redactado un plan de mitigación, que complementa el Plan Clima, en el que se detalla el despliegue de las medidas de mitigación que tienen que permitir alcanzar los objetivos de reducción del Plan Clima.
  • Para elaborar este plan se parte del análisis de la situación energética de la ciudad y de estudios sectoriales que se trabajaron para elaborar el Plan de energía, cambio climático y calidad del aire, 2011-2020.
  • Aquí puedes consultar el último balance energético y los estudios sectoriales.
  • El consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero de Barcelona han disminuido los últimos años un 2 % y un 31 %, respectivamente, del año 1999 al 2014, y, especialmente, desde el 2005, año en que llegaron a su nivel máximo.
  • La ciudad ha sido capaz de consumir menos energía por cada euro generado. Según datos del año 2015, el consumo de energía y la generación de emisiones vuelven a incrementarse y la tendencia es al alza para los años siguientes. Hay que extender una nueva cultura de la energía que desacople el crecimiento económico del consumo energético.
  • Del consumo total de energía primaria de la ciudad, un 47,24 % tiene un origen fósil; otro 47,08 %, nuclear, y únicamente un 5,68 % tiene un origen renovable (según el mix catalán).
  • Con respecto al origen de la electricidad, el 74,49 % de la que consumimos proviene de energía nuclear. Con respecto a las fuentes renovables, solo el 8,69 % de la electricidad que consume Barcelona es de origen renovable.