“À la ville de… Barcelona”, una obra sobre la ciudad en el festival de la ciudad

26 julio, 2012 | Actualidad

Aunque toda la programación del Grec ha sido cuidadosamente escogida hasta el mínimo detalle, es muy relevante este año la presencia de una obra como À la ville de… Barcelona, una sátira poética sobre algunos episodios de la ciudad, escrita y dirigida por Joan Ollé. “Barcelona es una ciudad de contrastes donde se llora el paso del tiempo y se fabrica el mañana; intento hacer sátira contra quien impide o hace dificil la poesía“, declara el mismo Ollé hablando de la génesis de la obra, de la que dice que hace veinte años que la tenía en la cabeza. Poética también como la lógica que va conduciendo una obra que no tiene un hilo narrativo cronológico o temático, y que recrea y reencuentra episodios y personajes tan barceloneses como la Monyos, los alcaldes Maragall y Pich i Pon, la “Rosa de Foc” y las bombas de los siglos XIX y XX…

Todos los personajes van pasando en la obra por un café estropeado, dice el programa del festival, donde la parroquia adormecida sigue de cola de ojo las actuaciones en un pequeño escenario… “Yo solo deseo que la gente sienta la obra un poco suya, que se reconozca y disfrute, ría y se emocione. Salen personajes reales y de ficción…“, va declarando su autor. Claro está que aunque sean de ficción todos los conocemos y nos hemos encontrado con “taxistas que tienden a despotricar de su ciudad, sobre todo cuando hay atascos“, cita como ejemplo Ollé.

Y una obra así no podría si no estrenarse en el Grec, el festival de artes escénicas por excelencia de Barcelona.

¿Pero cuál es la magnitud de un montaje como el de esta obra? El director técnico del festival, Isaac Vila, nos lo explica: “Se hace en completa coordinación entre la dirección técnica y la propia compañía. Vienen a conocer el espacio, hacen visitas técnicas previas para adaptar la creación escenográfica, que siendo el Teatre Grec tiene unas características muy específicas que no tienen los teatros convencionales“. Pero claro está, siempre hay imprevistos, y “la dirección técnica del festival supervisa y da soluciones a los problemas técnicos que puedan ir saliendo. Para realizar este proceso correctamente, montajes de este tipo tienen un periodo de montaje superior a los espectáculos ya previamente estrenados“.

Vila también señala las peculiaridades de un teatro como el Grec, que “al ser un espacio tan grande y abierto el juego escénico tiene que ser también de gran alcance, para que la energía no quede corta. Pensad que en el Teatre Grec no se pueden esconder elementos en los laterales, ni tampoco colgar material técnico y escenográfico porque no hay techo y se tienen que buscar soluciones técnicas temporales“.

El director técnico del festival también señala que “en realidad todos los montajes tienen particularidades y requieren mucho trabajo. Independientemente del formato o del género, el proceso creativo y de representación es delicado y es necesario mucho seguimiento para ir resolviendo problemas y que todo salga bien. Los que más atención requieren son los estrenos absolutos, pues los que han sido ya estrenados o están en gira son procesos más mecanizados. En cuanto al presupuesto, evidentemente depende de muchos factores como el formato, el tamaño, el volumen, el tiempo de exhibición, etc.“.