Una ciudad de película

21 junio, 2013 | Hagamos red, Insólito

Barcelona es una ciudad atractiva. Y lo es desde hace mucho tiempo. Miguel de Cervantes hizo pasar por ella al Quijote, quien define la ciudad como “archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos y correspondencia grata de firmas amistadas, y en sitio y en belleza única”. Además, es la única ciudad que el personaje visita en su recorrido por la Península. Desde Cervantes hasta la actualidad, muchos autores han usado Barcelona como fuente de inspiración. El mundo del cine no es ajeno a esta realidad. Son muchas las películas que se han rodado en Barcelona. Eugeni Osácar ha escrito una guía para visitar la ciudad a partir de las películas que se han filmado en la ciudad.

Barcelona, una ciudad de película es una coedición del Ayuntamiento de Barcelona y Editorial Diëressis que presenta una veintena de itinerarios por los 180 espacios más cinematográficos de la ciudad. Seguro que no están todas las películas ni todos los rincones donde se han rodado, pero sí aparecen las más conocidas de los últimos años.

El libro empieza recordando que la relación de la ciudad con el mundo del cine existe casi desde su nacimiento, porque en el año 1896 los hermanos Lumière enviaron a un colaborador a rodar imágenes de la ciudad para el documental Vistas españolas. La industria cinematográfica norteamericana también ha tenido una presencia importante. En el año 1924 visitó Barcelona la pareja de moda de las cintas mudas: Mary Pickford y Douglas Fairbanks. En la misma década de 1920, grandes productoras como la Metro o la Paramount instalaron centros de distribución en la Ciudad Condal.

El libro repasa 82 películas que se han rodado en Barcelona. Grandes producciones extranjeras, como El fabuloso mundo del circo o la más reciente El perfume; películas en las que colaboró todo un barrio, como La plaça del Diamant; adaptaciones literarias como Últimas tardes con Teresa o La tabla de Flandes; y cineastas como Woody Allen, Vicente Aranda o Pedro Almodóvar.

Eugeni Osácar organiza los veinte itinerarios por la ciudad a partir de quince capítulos que relaciona con películas y con personajes del mundo del cine que han rodado o han hecho una estancia en Barcelona. Los puntos de los itinerarios pueden ser tanto calles, plazas o edificios donde se ha rodado alguna escena, como bares, restaurantes, hoteles u otros establecimientos que se hayan usado como escenario o que hayan sido frecuentados por directores, actores y actrices. Entre las propuestas hay lugares muy conocidos, como el Palau Güell, el Pueblo Español o la vía Laietana, y otros más desconocidos o, cuando menos, no tan frecuentados, como el barrio de Vallbona, la calle de los Tres Llits o la plaza de Brugada.

El libro empieza repasando las estrellas de Hollywood que han visitado la ciudad y continúa fijándose en los cineastas de la Escuela de Barcelona. También dedica capítulos a mostrar la mirada sobre la ciudad de directores como Michelangelo Antonioni, quien rodó The passenger, conocida en España como El reportero, con Jack Nicholson y Maria Schneider; las películas de Ventura Pons, como Què t’hi jugues Mari Pili?; y Woody Allen, con Vicky Cristina Barcelona. En otros capítulos, el protagonismo gira en torno a producciones concretas, como es el caso de Todo sobre mi madre, de Pedro Almodóvar o El perfume, de Tom Tykwer.

La literatura de Juan Marsé y de Eduardo Mendoza adaptada al cine también tiene su apartado, así como el cine relacionado con la historia de la ciudad, como Libertarias, La plaça del Diamant o Salvador, dedicada a Puig Antich. También hay un capítulo dedicado al cine que retrata el mundo de los Erasmus y otro sobre las comedias italianas que han utilizado la ciudad como plató. La relación de temas se completa con un apartado dedicado al cine fantástico y de terror, por ejemplo REC; otro sobre películas internacionales rodadas en Barcelona, como Tardes con Gaudí o Biutiful; y uno que hace referencia a los directores del siglo XXI, como Joel Joan y Excuses, o Fernando González Molina, con títulos como 3 metros sobre el cielo o Tengo ganas de ti.