El pueblo ideal

18 septiembre, 2015 | Barceloneses, Insólito

El Poble Espanyol fue construido en 1929 con motivo de la Exposición Internacional. Este pueblo ideal, que incluye 117 reproducciones de edificios típicos de todo el territorio, debía ser derribado 6 meses después del evento, pero generó tanta admiración que se decidió conservarlo. Actualmente es el 4.º espacio más visitado de Barcelona.

Con motivo de la Exposición Internacional de 1929 se impulsó la urbanización de la montaña de Montjuïc. El Poble Espanyol se alzó como pabellón del arte y debía ser destruido al cabo de 6 meses, una vez finalizado el evento. Pero generó tanta admiración que se decidió conservar el conjunto.

Este museo arquitectónico se construyó para mostrar a los visitantes cómo sería el pueblo ideal, con su plaza mayor, su ayuntamiento, su calle principal y su iglesia. Para hacerlo lo más real posible, sus impulsores recorrieron el territorio durante 2 años. En total visitaron 1.600 poblaciones y realizaron centenares de fotografías, anotaciones y dibujos, que les permitieron escoger lo mejor de cada zona.

Se reprodujeron 117 edificios a tamaño real de 15 de las actuales comunidades autónomas: “A pesar de los diferentes estilos que hay en el Poble Espanyol, la obra fue concebida como un conjunto coherente”, explica Martín Domínguez, coordinador de atención al cliente del recinto. Paseando por el Poble Espanyol, pues, se puede visitar el típico barrio andaluz, admirar la torre mudéjar de Utebo (Aragón) o el monasterio románico de Sant Miquel (Cataluña).

El Poble Espanyol mantiene la misma estética que hace 86 años, si bien el uso que se le da ha cambiado. Actualmente, este recinto es el 4.º lugar más visitado de Barcelona después de la Sagrada Família, L’Aquàrium y el Museu del FC Barcelona. En el interior del conjunto, varios establecimientos de restauración comparten el espacio con unos 30 artesanos, que trabajan dentro de las edificaciones y muestran en vivo la fabricación de sus productos. Además, en los últimos años, el Poble Espanyol ha apostado por dar más vida al recinto mediante la organización de festivales, actos y actividades a lo largo del año.