Recuerdo de un edificio histórico desaparecido: la Torre dels Pardals

28 marzo, 2017 | Barceloneses, Insólito

El patrimonio arquitectónico de la ciudad ha ido cambiando con el paso de los años. Edificios que en un momento dado fueron menospreciados han llegado a ser considerados, con el tiempo, patrimonio de la humanidad, como es el caso de La Pedrera. Otros edificios que ahora se conservarían desaparecieron en la época franquista debido al crecimiento de la ciudad y a la especulación inmobiliaria. Uno de estos edificios desaparecidos es la Torre dels Pardals, en el barrio del Guinardó.

El llano de Barcelona estuvo poblado de masías, que en gran parte se edificaron sobre antiguas villas romanas. En la edad media la mayoría de estas casas de labranza tenían torres de defensa, y muchas se convirtieron en lugares de veraneo de familias acomodadas barcelonesas. Según dice Francesc Carreras Candi en la Geografia general de Catalunya, esto explicaría que la palabra torre acabara siendo sinónimo de “casa situada fuera de la ciudad o en los suburbios, generalmente rodeada de jardín”, según la definición del Diccionari de la Gran Enciclopèdia Catalana. Una de estas casas fue la Torre dels Pardals, desaparecida en 1963, de la existencia de la cual, sin embargo, queda constancia en el nomenclátor.

La Torre dels Pardals estaba situada en el barrio del Guinardó, más o menos en la manzana delimitada por la calle que lleva su nombre, la avenida de la Mare de Déu de Montserrat y las calles de Mascaró y del Segle XX. Una colección de fotografías que se conservan en el Archivo del Distrito de Horta-Guinardó muestra un edificio de una gran magnificencia, con un jardín con una gran pérgola y habitaciones decoradas con cierto barroquismo y una mezcla de estilos.

El nombre de la torre sería debido, según algunos autores, como dice Desideri Díez en Les masies d’Horta, “a la multitud de pájaros que buscaban cobijo entre las ramas de los árboles que la rodeaban”. Por otra parte, sin embargo, Carreras Candi se pregunta en la Geografia general de Catalunya: “¿No será corrupción de Pradals?”

En el libro Les masies de Sant Andreu de Palomar, editado por Llop Roig en el 2014 y firmado por varios autores, se explica que la Torre dels Pardals “ocupaba un solar de forma cuadricular de 4 áreas y 35 centiáreas, según consta en la escritura de la propiedad”. Y a continuación se dice: “La casa constaba de planta baja, piso principal y desván, y destacaba una torre que la caracterizaba. Además, enfrente tenía un patio y una era.” En la finca se cultivaban cereales, vid y algarrobos.

En la ruta “El Guinardó de la montaña al mar”, Joan Corbera, de El Pou – Grupo de Estudios del Valle de Horta y la Montaña Pelada, explica que los orígenes de la casa “habría que buscarlos en alguna villa romana, dado que en el siglo XIX se encontraron en la zona vestigios de unas termas”. Este hallazgo se realizó durante unas reformas, y entonces apareció también la cabeza de una escultura de mármol. Corbera describe la casa de esta manera: “Un edificio de fuertes muros con una torre alta a un lado que le conferían casi el carácter de castillo. De hecho sirvió de fortaleza en momentos de conflicto, para luchar contra la piratería o bien en los sitios de Barcelona.”

En este sentido, Carreras Candi cita un combate durante la Guerra de Sucesión, en junio de 1704, en la que estuvo presente el príncipe austriacista Jorge de Darmstadt. Desideri Díez habla de nuevos enfrentamientos bélicos entre borbónicos y austracistas en abril de 1714. Romà Comamala, autor de El perfil d’una flama: Una autobiografia, dice que Felipe V usó la torre como cuartel, y otros autores explican que allí se hospedó el archiduque de Austria.

Según los datos que se han conservado, el edificio original se levantó en el siglo XV sobre las ruinas de una edificación anterior datada, como mínimo, del siglo XIV. Después de pasar por varias manos, la propiedad fue comprada, a finales del siglo XIX, por el banquero Josep Maria Valls i Vicens, que restauró el edificio manteniendo su estilo de masía. Romà Comamala, nieto de Josep Maria Valls, explica en el libro citado que, tras morir su abuelo, “el tío Manuel la cedió a las monjas cistercienses de Valldonzella, después de que su convento fue incendiado en la Semana Trágica, y allí vivieron —algunas murieron— hasta la finalización del nuevo monasterio”.

En 1915 la Torre dels Pardals fue adquirida por Joan Roig, un industrial harinero de Reus, el cual encargó la reforma del edificio al arquitecto Joan Rubió i Bellver, que era su cuñado. Este es el que le da el aspecto modernista que se observa en las fotografías que se conservan en el Archivo del Distrito de Horta-Guinardó. Los autores de Les masies de Sant Andreu de Palomar explican que en la época republicana se instaló allí la Escuela de Naturaleza que dirigía el pedagogo Joan Puig Elies, y que durante la Guerra Civil, entre octubre de 1937 y enero de 1939, vivió el presidente de las cortes republicanas, Diego Martínez Barrio.

El edificio fue derribado en 1963 para sustituirlo por un bloque de pisos. Con motivo del derribo, el escritor y periodista Magí Valls, hijo de Josep Maria Valls, le dedicó una poesía titulada Un altre adéu (“Otro adiós”), en los primeros versos de la cual hace la siguiente descripción: “Adéu Torre dels Pardals, / —repòs que fóres de casa— / amb aquell posat tan dolç / de pagesa i ciutadana! / Tenies hort i jardí / i eres voltada de parres / i un pou tenies, pregon, / que ens dava l’aigua gemada” (“¡Adiós Torre dels Pardals, / —reposo que fuiste de casa— / con aquel ademán tan dulce / de campesina y ciudadana! / Tenías huerto y jardín / y estabas rodeada de parras / y un pozo tenías, profundo, / que nos daba el agua lozana.”

Pies de foto: Vista de la Torre dels Pardals rodeada por un muro con glorieta. | Vista parcial del jardín. | Vista del comedor. | Vista parcial de la sala de fumar. | Sala de estar y billar. | Vista de la cocina. | Un dormitorio. | Vista del comedor. | Todas las fotos datan del año 1919, son de autor desconocido y forman parte del Fondo Felip Capdevila del Archivo del Distrito de Horta-Guinardó.