Ruta de atletismo #2: Interiores de manzana

21 junio, 2012 | Insólito

La tercera y última entrada dedicada a “Barcelona corre”, editado por el Ayuntamiento de Barcelona, nos servirá para resumir el capítulo trece de este libro, que lleva por título “Ruta de los interiores de manzana”. Recuerda que previamente habíamos publicado otras dos tablas con rutas para vivir la ciudad a buen ritmo; la primera fue la que proponía sobrevolar la ronda y, la siguiente, “Correr de noche por Barcelona“.

El inicio de la ruta es en los Jardines del Palau Robert, donde te recomendamos que hagas unos ejercicios de calentamiento. Recorrerás l’Eixample Esquerre, pasarás por Sant Antoni y acabarás en la plaza de la Universitat. En total será un recorrido de 5.300 metros, pero no sufras que la dificultad es media-baja. El tiempo estimado en recorrer esta distancia es de sesenta minutos. Después del calentamiento, sal por la calle de Rosselló y continúa hasta encontrar la placita de Joan Brossa, en el cruce de esta calle con Enric Granados. A la placita se accede por el número 191 de la calle de Rosselló. Continuando por esta misma calle, encontrarás los jardines de Elena Maseras, a los que se accede por una pasarela con una pérgola que hay en Muntaner con Casanova. Al salir de estos jardines te tendrías que encontrar delante del edificio principal del Hospital Clínic. Delante de la fachada de Casanova hay una zona verde espaciosa. Atraviésala hasta la calle de Provença, y en esta calle encontrarás los jardines de Maria-Mercè Marçal que, además, se utilizan como patio de escuela.

El siguiente punto de la ruta son los jardines de Paula Montal, en la calle de Viladomat, con más de tres mil quinientos metros cuadrados de arena y vegetación. Acto seguido te invitamos a seguir bajando por Gran Vía, hasta Rocafort, 87. Allí se esconden los jardines de Sebastià Gasch. La siguiente parada de la ruta son los números 90-92 de Calàbria, donde unos grandes bloques de pavimento de hormigón señalan el acceso a los jardines de Maria Matilde Almendros. Junto aquí, en Sepúlveda, 88, están los jardines de Tete Montoliu. Cuando salgas de estos jardines, baja por Calàbria, 38-40. En este emplazamiento encontrarás los jardines del antiguo cine Waldorf. En la salida, al girar a la izquierda por Manso, están los jardines de los Tres Tombs y, más adelante, los de Càndida Pérez, en los que hay una gran chimenea como recuerdo a la antigua fábrica que ocupaba antiguamente este espacio.

El siguiente paso es remontar Comte Borrell, aproximadamente 800 metros. En los números 157-159 están los jardines de Emma de Barcelona, con mucha vegetación. Al salir, toma la calle de la Diputació y gira por Villaroel. En el número sesenta de esta última calle están los jardines de Cèsar Martinell. Se puede acabar el recorrido con un esprín final hasta la plaza de la Universitat.

Como siempre, para acabar esta entrada, te recordamos que para más información y detalles, así como para ver otras rutas, puedes comprar el libro. Lo encontrarás en la mayoría de las librerías y en la Sala Ciutat, punto de venta de todas las publicaciones que edita el Ayuntamiento de Barcelona.