Un teatro en el bosque de una finca llamada la Fontana

11 febrero, 2016 | Insólito

Paseando por la ciudad, aparecen nombres que mucha gente no sabe de dónde provienen, pero que traen a la memoria edificios, espacios o personajes del pasado. El nomenclátor de calles y plazas, los nombres de paradas de metro o de establecimientos comerciales, pueden explicar partes de la historia de un barrio o de la ciudad. En Gràcia han perdurado, en una estación de metro y un cine, dos nombres relacionados con un mismo espacio que hoy ya no existe: Fontana y Bosque.

La Vila de Gràcia era en el siglo XVII y durante gran parte del XVIII un territorio rural con masías repartidas aquí y allá. Poco a poco estas masías abandonaron las actividades agrícolas y ganaderas y se convirtieron en casas señoriales, y sus terrenos fueron dejando paso a las plazas y las calles de lo que hoy es el barrio barcelonés. Entre estas casas de campo, destacaron tres grandes mansiones: la Virreina, Cal Comte y la Fontana. Esta última ha perdurado en la memoria en el nombre de una estación de metro y en lo que hoy es un cine: el Bosque.

La Fontana era una mansión enorme que estaba situada, más o menos, en la actual esquina de la calle Gran de Gràcia con la rambla de Prat. Por el lado del Llobregat la finca llegaba hasta la actual avenida del Príncep d’Astúries, y era en esta parte donde había un jardín y una zona de bosque, que hizo célebre la finca y acabó dando nombre al actual cine. Ya en aquella época los jardines eran un lugar de recreo y se organizaban actividades sociales y representaciones teatrales. Dicen las crónicas que una vez se capturó allí a una gran serpiente, que, una vez muerta, fue colgada en la arcada que había en la entrada de la finca.

Fue en los últimos años del siglo XIX cuando se fueron vendiendo partes de la finca y se empezó a urbanizar esa zona de Gràcia, con la apertura, entre otros, de la rambla de Prat. Hacia 1898, poco después de que se abriera la calle, Josep Valls Romà instaló, en la esquina de la nueva calle con Gran de Gràcia, una barraca de feria donde se ofrecían exhibiciones cinematográficas. Cada sesión se anunciaba a toque de campana; por eso el vecindario bautizó el local con el nombre de La Campana. Unos años después, en la primera década del siglo XX, Valls Romà consiguió trasladar el negocio a un local hecho de obra que construyó en la acera de enfrente, junto a la riera de Cassoles, hoy avenida del Príncep d’Astúries. El nuevo local fue inaugurado el 19 de marzo de 1905 con el nombre de Gran Teatro del Bosque en la Fontana.

Aquel primer teatro tenía una gran platea y 60 palcos laterales; había también un gran jardín, con una pista de patinaje. La primera obra que se representó allí fue la ópera Marina, de Emilio Arrieta, interpretada por el tenor Manuel Utor, conocido como el Musclaire. El éxito del local fue tan grande, que el propietario decidió reformar la fachada a los pocos meses. La nueva inauguración, que tuvo lugar en el mes de junio del mismo año, se celebró con la representación de la ópera Aida, de Verdi. El Bosque se convirtió así en el segundo teatro de ópera de Barcelona, después del Liceu, al que hizo la competencia.

El nivel del teatro graciense era tan alto que fue el primero en estrenar la ópera Madama Butterfly, de Puccini, en Barcelona, en agosto de 1907. En la nota de agenda de La Vanguardia anunciaba que quien comprara entradas para el teatro tendría el viaje en tranvía gratis. El Liceu no estrenó esta obra hasta después de más de dos años, en diciembre de 1909. Entre las iniciativas que llevó a cabo Valls Romà, destacan las primeras retransmisiones radiofónicas de ópera, que se efectuaban a través de EAJ-1 Ràdio Barcelona.

En el libro De la Puerta del Ángel a la Plaza de Lesseps, Alberto del Castillo explica, sobre el Teatro del Bosque: “Se organizaban temporadas de verano desde mediados de junio hasta el 15 de septiembre. Actuaban compañías de ópera, que alternaban con otras de género de opereta. En 1907, por ejemplo, la temporada comenzó el 15 de junio con una compañía italiana, catalana y castellana, con la obra de gran espectáculo La condenación de Fausto.” Ese mismo año se colocaron en la fachada del local cuatro bajorrelieves que el propietario había encargado a Pau Gargallo. Representan a Pablo Picasso, Isidre Nonell, Ramon Raventós y al mismo Gargallo y estuvieron a punto de ser destruidas, pero todavía se las puede ver en la fachada de la actual Cine Bosque.

En junio de 1916 el Circo Ecuestre Bosque nació sobre los cimientos del antiguo teatro, que había sido derribado. Solo duró un año, porque en junio de 1917 se inauguró otro local, que tenía la entrada principal en la esquina de la rambla de Prat con la avenida del Príncipe de Asturias. Aquel edificio nuevo ya no tenía pista de patinaje, pero, según la prensa de la época, el aforo llegaba a las 2.000 personas sentadas, y la platea, además de teatro, podía convertirse en unas dos horas en una pista de circo o de baile.

El jardín de la finca la Fontana que dio el nombre de Bosque al teatro y al cine actual fue disminuyendo hasta que desapareció definitivamente en la década de los sesenta. Aparte de la actividad cultural, en las salas de los diferentes edificios del Teatro del Bosque, se celebraron todo tipo de actos políticos, como reuniones de parlamentarios, con asistentes como Alejandro Lerroux, Marcel·lí Domingo o Francisco Giner de los Ríos; conferencias como la de Francesc Cambó, en diciembre de 1918, o mítines de varios grupos y partidos políticos.

Pies de foto: Vista del jardín del Teatro del Bosque en la Fontana, con árboles y mesas y sillas donde aparecen tres personas sentadas. Año 1914. Autor desconocido. Archivo Municipal del Distrito de Gracia. | Anuncio del Teatro del Bosque en la Rambla. Año 1908. Autor: Frederic Ballell – Archivo Fotográfico de Barcelona. | Vista, en dirección a la montaña, de la zona urbanizada de la riera de Cassoles, con la parte posterior del Teatro del Bosque a la derecha, una parte de la finca de la Fontana y el edificio de la calle de Guillem Tell al fondo. Década de 1930. Autor: Josep Barrillón – Archivo Municipal del Distrito de Gràcia. | La rambla de Prat a principios de 1900. A la izquierda de la imagen, la fachada del Teatro del Bosque. Archivo Municipal del Distrito de Gràcia. | Paneles con las imágenes esculpidas por Pau Gargallo en la fachada de la actual Cine Bosque. De izquierda a derecha: Pau Gargallo, Pablo Picasso, Isidre Nonell y Ramon Reventós. Autor: JAF. | Mitin de protesta en el Teatro del Bosque. Autor: Ballell – Archivo Fotográfico de Barcelona. | Fiestas de Primavera en el Teatro del Bosque. Autor: Pérez de Rozas – Archivo Fotográfico de Barcelona.