¿Dónde hay una fuente para beber un poco de agua?

16 mayo, 2014 | Hagamos red, Tu Ayuntamiento

Es verano. Hace calor. Estamos sedientos y un trago de agua nos iría la mar de bien. Encontrar una fuente pública sería una buena solución. Barcelona está llena de fuentes, de hecho, es una de las ciudades que más tiene. Hay casi 1.600 y están repartidas por todos los barrios. Seguro que, estemos donde estemos, tenemos una cerca. Sin embargo, están tan integradas en el espacio urbano, forman parte de tal manera del paisaje, que quizás ni parece que estén. Pero están. Para facilitar la localización, el Ayuntamiento de Barcelona tiene una aplicación que permite saber cuál es la fuente más próxima y cómo se puede llegar.

La aplicación Fonts Bcn es muy útil para localizar la fuente que tenemos más cerca en caso de necesidad, pero va mucho más allá. Al entrar en la app aparece en la pantalla un fragmento del mapa de la ciudad lleno de imágenes de una fuente. Unas son de color negro, la mayoría; otras son de color azul. Todas, unas y otras, indican la existencia de una fuente pública para beber, pero las de color azul son singulares porque o son artísticas, o son históricas. No obstante, el mapa no es la única manera de acceder a la información de la app. También se puede hacer por el nombre de la fuente y a través de una lista que indica, además, la distancia a la que se encuentra respecto de las coordenadas de situación del móvil en el que tenemos la aplicación.

Además de poder saber dónde tenemos la fuente más próxima, la aplicación también ofrece información histórica y artística de las fuentes singulares e, incluso, a través de un enlace con la web Art Públic, permite ver una fotografía.

Así, por ejemplo, nos podemos enterar de que en la plaza de Tetuan está la Fuente de la Sardana, que fue inaugurada el 8 diciembre del año 1921, que está hecha con piedra de Montjuïc y fue esculpida por Frederic Marès. O que en la calle de València, 592-600, en el cruce con las calles de los Enamorats y de Rogent, está la Fuente del Pato, obra también de Frederic Marès, pero en este caso es una figura de bronce sobre una base de obra vista y piedra. Gracias a la misma aplicación podemos saber que en el Guinardó está la Fuente Catalana, en la plaza Catalana. Es una fuente de piedra con relieves de hierro de fundición de autor desconocido y cuya procedencia es un auténtico misterio, aunque se supone que está ligada al mismo origen urbanístico del barrio.

Esta aplicación, que se puso en funcionamiento en setiembre del 2013, se está preparando para ofrecer nueva información, con datos históricos en aquellas fuentes que, sin ser artísticas, están vinculadas a alguna anécdota, curiosidad o algún hecho histórico. Por ejemplo, hay alguna que fue costeada originariamente por el mismo vecindario de la zona para poder abastecerse de agua en una época en la que los servicios eran deficitarios y muchos edificios no tenían todavía agua corriente.

También se está preparando un apartado dedicado a las fuentes ornamentales, donde tendrá un protagonismo especial la Fuente Mágica de Montjuïc. Está previsto que la aplicación pueda ofrecer información de los horarios y de las coreografías del agua.