Conocer la historia de la ciudad pisando la calle

27 marzo, 2015 | Insólito, Tu Ayuntamiento

¿Qué relación tienen la Barcino romana, el traslado, piedra por piedra, de un edificio gótico y la ciudad actual? ¿Qué proceso se ha seguido a lo largo de la historia en el tratamiento del agua para consumo ciudadano? ¿Qué legado dejaron los indianos que hicieron fortuna en ultramar? Se puede encontrar la respuesta a estas y a muchas otras preguntas pisando la calle con los itinerarios que organiza el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) y que cubren un amplio abanico de propuestas para conocer las diferentes épocas históricas de la ciudad, desde los tiempos de la Barcino romana hasta la actualidad.

Barcelona es una ciudad con mucha historia, que permite ser vista desde perspectivas muy diferentes. Por este motivo el MUHBA organiza numerosas actividades que explican la ciudad centrándose tanto en las diferentes épocas históricas como en varios relatos temáticos. Entre estas actividades se encuentran los itinerarios que permiten recorrer calles y plazas de diferentes zonas de la ciudad, a menudo con visitas a espacios patrimoniales del mismo Museo de Historia de Barcelona. Algunos de los paseos recorren la ciudad antigua, pero también se ofrecen otros que tienen como escenario diferentes barrios de la ciudad.

Entre los itinerarios que programa regularmente el MUHBA, hay uno llamado Barcino/BCN, con el que se propone un viaje histórico de ida y vuelta entre la colonia romana y la ciudad actual, a través del cual se explica cómo y por qué se han ido recuperando, durante los últimos 150 años, los vestigios de Barcino, de qué modo los restos se han convertido en patrimonio e incluso cómo son monumentos que forman parte de la trama urbana actual, como es el caso de la vía sepulcral romana de la plaza de la Vila de Madrid. Este y otros itinerarios permiten conocer los restos romanos que se conservan en la ciudad, como las domus de la calle de la Fruita y de la calle de Avinyó; algunos lienzos de muralla; el subsuelo de la plaza del Rei; las columnas del templo de Augusto, en la calle del Paradís, o la Puerta de Mar, en el actual Centro Cívico Pati Llimona, en la calle del Regomir.

Por las calles de Ciutat Vella transcurren también itinerarios sobre la época medieval, como el de la judería, que dispone del espacio MUHBA El Call, que se reabrió el 16 de marzo de 2015 tras una total renovación, u otros que muestran cómo se convirtió Barcelona en capital en la época medieval y de qué modo una auténtica fiebre de la construcción la transformó entre los años 1291 y 1348. También hay uno que explica la apertura de la Vía Laietana y la creación del barrio gótico a principios del siglo XX, con el cual se puede observar el concepto que se tenía del patrimonio en aquella época, en la que se optó por la monumentalización del centro histórico. Así como otro que permite conocer el legado que los llamados indianos dejaron en Barcelona y de qué modo ayudaron sus inversiones a transformar urbanísticamente una parte de la ciudad.

Los indianos también tienen su parte de protagonismo en el itinerario que explica el modo en que fue creciendo L’Eixample y cómo se resolvieron las tensiones surgidas entre el proyecto original de Cerdà y las demandas de los promotores inmobiliarios, y por qué y cómo fueron tomando cuerpo las propuestas arquitectónicas del modernismo.

En el Poble-sec se aprovecha la existencia del refugio 307, uno de los pocos que se pueden visitar de los más de 1.400 que construyeron los vecinos de los barrios barceloneses durante la Guerra Civil, para explicar cómo se enfrentó la ciudad a la situación bélica, de qué modo lo vivió la ciudadanía y cómo era la vida cotidiana y el ocio, teniendo en cuenta la proximidad de la avenida del Paral·lel, uno de los puntos principales de cultura y entretenimiento.

Al otro lado de la ciudad, se ofrece un itinerario sobre la historia del barrio del Bon Pastor, en el que las casas baratas y el padre Botella juegan un papel destacado. Otra ruta explica el sistema de abastecimiento de agua desde la época romana hasta la actualidad a través de la Acequia Condal y el espacio MUHBA Casa del Agua. Y otros paseos, como el que permite observar la ciudad desde los Tres Turons y que, saliendo del Turó de la Rovira, pasa por la Muntanya Pelada, por la parte alta del Park Güell, hasta llegar al puente de Vallcarca. Además de uno que acerca a los participantes a una Barcelona algo más actual; es el que recorre la avenida Diagonal de punta a punta, si bien está dividido en tres partes.

Estos son algunos de los itinerarios que propone el MUHBA y que son una buena manera de conocer la historia de la ciudad, a través del patrimonio urbanístico, recorriendo calles, plazas y espacios urbanos. Algunos de estos itinerarios aparecen publicados en la colección “Guías de Historia Urbana”, por lo que también es posible realizarlos por libre.