Los 100 años del Hospital del Mar, un centro sanitario de referencia

12 junio, 2015 | Barceloneses, Insólito, Tu Ayuntamiento

La mala calidad de las aguas y las diversas epidemias que sufrió la ciudad a principios del siglo XX hicieron que el Ayuntamiento fundara un hospital que hoy, después de 100 años, se ha convertido en un centro sanitario de referencia de Barcelona y de Cataluña. El Hospital del Mar nació, en 1914, como un hospital de infecciosos y en unas condiciones bastante precarias. Ahora, un siglo más tarde, es un centro hospitalario importante donde trabajan más de 2.000 profesionales y con unas previsiones de futuro buenas.

A principios del siglo XX, Barcelona tenía un problema grave con la salubridad del agua, que provocaba enfermedades y epidemias. Uno de estos episodios fue la epidemia de tifus que se declaró en octubre de 1914 y que afectó a más de 20.000 personas y causó 2.267 víctimas mortales. Para hacer frente a esta situación, el Ayuntamiento remodeló uno de los antiguos pabellones de la Exposición Universal de 1888, las populares instalaciones del Tiro al Pichón, y lo habilitó como hospital municipal de infecciosos. Era el nacimiento de lo que posteriormente fue conocido como Hospital del Mar.

En un primer momento las instalaciones eran provisionales y bastante precarias y hasta 1916 no se dotaron las primeras plazas de directores, médicos y administrativos o se aprobó el primer reglamento de funcionamiento del hospital. Ese mismo año el centro dejó de depender directamente de la alcaldía para integrarse en la estructura municipal; en 1917 ya se hablaba de la construcción de un edificio nuevo y en 1918, coincidiendo con una grave epidemia de gripe que causó unas 6.000 víctimas mortales en la ciudad, se intentó, por primera vez, trasladar el Hospital de Infecciosos fuera de la Barceloneta. Después de dos nuevos intentos de traslado en los años 1919 y 1920, también fallidos, el Ayuntamiento decidió construir un edificio definitivo en el mismo lugar donde se encontraba el Hospital, en la Barceloneta.

El proyecto del nuevo edificio estuvo a cargo del arquitecto municipal, Josep Plantada, y aún se conserva en parte, aunque inicialmente la fachada principal daba la espalda al mar. Según los documentos de la época: “El principio científico que ha presidido la construcción del Hospital es de absoluto aislamiento del enfermo, desde el primer momento en que entra hasta su curación, incluso durante la convalecencia.” El hospital tenía capacidad para unos 400 pacientes.

Durante la Guerra Civil, los bombardeos intensos de los aviones italianos al servicio del ejército franquista y el hecho de que en la Barceloneta, cerca del Hospital, hubiera varias industrias estratégicas, obligaron a trasladar a los enfermos y el Hospital se instaló en el edificio del Hotel Florida, en el Tibidabo. Terminada la guerra, vinieron las depuraciones del personal por parte de las autoridades franquistas, y el Hospital recuperó su ubicación original en la Barceloneta. Por otra parte, se decidió cambiarle el nombre por el de Hospital de Nuestra Señora del Mar. Desde entonces, se le conoció popularmente como Hospital del Mar, que se convirtió en el nombre oficial ya en la época democrática.

El historiador Daniel Venteo, comisario de la exposición “Hospital del Mar: 100 años con el latido de Barcelona”, explica: “Aquella época de dificultades tuvo también un espíritu ambicioso en cuanto a la ciencia, ya que el centro fue de los primeros que creó un pabellón de investigaciones médicas.” Este pabellón fue inaugurado en 1948, terminada la Segunda Guerra Mundial, por el Premio Nobel de Medicina y descubridor de la penicilina, Sir Alexander Fleming. Poco después, en abril de 1950, se puso en funcionamiento un nuevo pulmón de acero y es de aquella época también la primera unidad de cuidados intensivos (UCI).

En 1978, se abrió el servicio de urgencias y, siguiendo el latido de la ciudad y el futuro del país, el hospital pasó por fases intensas de reivindicaciones laborales y épocas de gestión asamblearia de los trabajadores. Una vez convertido en hospital general de referencia, mantuvo el espíritu pionero al ser el primer centro hospitalario de España que tuvo una unidad especial para atender las toxicomanías. Y en 1985 se creó el laboratorio antidopaje, preludio de lo que sería el Hospital de la Familia Olímpica, en 1992. Actualmente, es un centro universitario que colabora con dos universidades: la Autónoma (UAB) y la Pompeu Fabra (UPF). Y participa en grandes programas de investigación médica y científica de ámbito internacional.

El Museo de Historia de Cataluña presenta la exposición “Hospital del Mar: 100 años con el latido de Barcelona”, que podrá visitarse hasta el 15 de julio de 2015, en la que se explica el primer siglo de vida de este importante centro hospitalario barcelonés.