Viaje por la historia del castillo de Torre Baró

22 mayo, 2015 | Barceloneses, Insólito, Tu Ayuntamiento

En noviembre de 2014 el castillo de Torre Baró estrenó una restauración que ha permitido visitar todos los rincones de la edificación. Desde hace unos meses, además, el Museo de Historia de la Ciudad (MUHBA) organiza una vez al mes un recorrido guiado para descubrir los secretos del pasado del castillo. Unos capítulos que a menudo son desconocidos incluso para el mismo vecindario.

Hasta ahora las visitas guiadas han ido a cargo de un miembro del Archivo Histórico de Roquetes – Nou Barris, la entidad que comenzó a reclamar la recuperación y restauración de la torre en los años ochenta. Después de varios estudios, se ha ido componiendo la historia de lo que se conoce popularmente como castillo, aunque de hecho se trata de un edificio con forma de torre construido a principios del siglo XX. La versión más realista manifiesta que, junto con la carretera Alta de Roquetes, es la única parte que se materializó del proyecto de urbanización que la compañía de la Urbanización de las Alturas del Noreste de Horta – las Roquetas pretendía hacer en la zona.

Uno de sus accionistas, el marqués Manuel de Sivatte, era propietario de esta área –que hoy en día incluye los barrios de Torre Baró, Ciutat Meridiana y Vallbona– y parece que el castillo debía ser el hotel de esta urbanización o la casa de veraneo de esta familia. Pero el proyecto fracasó y la torre quedó inacabada. Lejos de esta historia se sitúa la leyenda que habla de la enfermedad del hijo o la hija de Sivatte, según la fuente, y que por esta razón se construyó la torre, para acercar al niño a la naturaleza y curarlo. Se supone que la muerte del hijo o la hija hizo que se abandonaran las obras.

Este es solo el comienzo de la historia de la Torre Baró, que se repasa a lo largo de un recorrido por la planta baja, las dos galerías y la terraza panorámica. También se estudia el papel que la edificación tuvo durante la Guerra Civil y los primeros años de la posguerra, años en los que, según el Archivo Histórico de Roquetes – Nou Barris, el castillo hizo realmente de torre de vigilancia con fines defensivos primero, y como prisión de republicanos después. Para participar en las visitas, consultar en la web la programación del MUHBA.

Durante la visita también se puede visitar una pequeña exposición que repasa con fotografías la evolución del castillo, así como el punto de información que tiene el parque de Collserola en la planta baja. De hecho, una vez se han consolidado estas visitas históricas, ahora el patronato ha señalizado las rutas que pasan por este lugar, como la llamada ronda verde, para facilitar las excursiones y los recorridos desde el equipamiento.

El castillo se puede visitar los martes y los jueves de 10.00 a 13.00 horas, los sábados de 10.00 a 17.00 horas y los domingos de 10.00 a 14.00 horas.