Decálogo

Buenas prácticas de la Oficina de Ciencia Ciudadana de Barcelona

Todo grupo interesado en pertenecer en la Oficina debe suscribir los puntos siguientes:

 

1

Los proyectos bajo esta aceptación contemplan la generación de nuevo conocimiento con la participación activa de la ciudadanía en, al menos, una etapa del proceso de investigación. Los proyectos deben considerar el ciudadano como pieza imprescindible para llevar a cabo la investigación propuesta.

 

2

Los proyectos emprendidos deben satisfacer alguno de estos 4 niveles de participación ciudadana:

  • Nivel 1. Crowdsourcing. Los ciudadanos captan o procesan datos.

  • Nivel 2. Inteligencia distribuida. Los ciudadanos interpretan datos.

  • Nivel 3. Ciencia participada. Los ciudadanos participan en la definición de problemas, retos, objetivos y en la captación de datos.

  • Nivel 4. Ciencia colaborativa. Los ciudadanos diseñan con los científicos la investigación que hay que realizar. La investigación debe tener un impacto directo sobre el entorno inmediato del ciudadano y puede motivar acciones bien específicas en la ciudad.

 

3

Los proyectos procurarán que la investigación tenga un impacto social y ambiental y sea capaz de aportar directivas a las políticas públicas a escalas local y de país.

 

4

Los proyectos promoverán prácticas multidisciplinarias con una experimentalidad ciudadana que pueda comprender el máximo número de disciplinas a la vez, con un mínimo de dos.

 

5

En la medida de lo posible, los proyectos se esforzarán para:

  • establecer planes y protocolos de acceso que sean prácticos y capaces de generar un repositorio común de datos abiertos y accesibles;

  • documentar debidamente (estableciendo planes y protocolos) los códigos de programación para trabajar hacia la generación de un repositorio común y abierto;

  • mantener una política de ciencia abierta y utilizar licencias Creative Commons para reforzar la replicabilidad;

  • buscar plataformas experimentales comunes, ya sean herramientas comunes (programario y dispositivos tecnológicos) o experimentos diseñados a partir de una misma base para una actividad científica sostenible.

 

6

Los responsables de los proyectos combinarán la investigación estricta con acciones de comunicación integradas a la actividad y hacerlo de forma orgánica para acercar los resultados y el proceso de investigación al ciudadano no experto.

 

7

Los proyectos deberán comunicar los resultados de su investigación a los ciudadanos participantes en el conjunto de experimentos y trabajos de campo, preferiblemente, antes que a cualquier otra persona.

 

8

Todos los grupos participantes están invitados a dar soporte a la comunidad de práctica de la Oficina:

  • dando a conocer y manteniendo informados al resto de grupos sobre el estado de su proyecto y de sus intereses;

  • participando activamente en las reuniones periódicas de la Oficina para favorecer el networking y una gobernanza abierta y participada.

 

9

Los proyectos contribuirán de forma activa a la visibilidad de todos los proyectos de la Oficina y las actividades transversales generadas.

 

10

Todas las personas involucradas están invitadas a generar un entorno de confianza, colaborativo y de no competencia.

 

Los proyectos y sus miembros deberábn seguir las pautas de comportamiento Responsible Research and Innovation (RRI) promovidas por la Unión Europea y responder a los Objetivos del Desarrollo Sostenible promovidos por la UNESCO.

Barcelona, octubre 2018