Volver

Filmación de una compañía británica de viajes en Babilònia, en 1961

El Irak que podría haber sido

La Virreina Centro de la Imagen dedica una retrospectiva a Latif Al-Ani, el principal fotógrafo iraquí del siglo XX.

La Virreina Centro de la Imagen acoge hasta el 10 de julio la exposición de fotografías Bagdad, «un lugar moderno» (1958-1978), de Latif Al-Ani. No fue el primer fotógrafo iraquí, puesto que los sultanes otomanos que dominaban el país hasta la Primera Guerra Mundial eran aficionados al arte de la fotografía, pero seguramente fue el más importante.

Sus imágenes remiten a un país y sociedad sacudida por los cambios: la caída de la monarquía, en 1958; el acercamiento y posterior alejamiento de la órbita soviética; el conflicto con Irán; las dos guerras del Golfo con Estados Unidos, la guerra civil subsiguiente y el terrorismo actual.

Se trataba de fotografías de una ciudad, Bagdad, y de una cultura que quizás solo existieron en el ojo del fotógrafo. Latif Al-Ani trabajó para el Ministerio de Información y la agencia de noticias iraquí, y para una publicación ilustrada de la Compañía Iraquí de Petróleo documentando la industrialización del país con el objetivo de proyectar los sueños y las aspiraciones de una sociedad que accedía a la independencia después de siglos de dominación extranjera.

Latif Al-Ani retrató a un país que se urbanizaba y que abrazaba las formas de progreso occidental, incluyendo a los primeros turistas extranjeros acaudalados, que posaban ante las ruinas del pasado, convertidas en un decorado o en un trofeo de caza.

Con la llegada de Sadam Husein al poder, tras una serie de golpes de estado y asesinatos, se prohibió a Latif Al-Ani tomar fotografías en el espacio público. Su nombre y su obra desaparecieron, y los archivos estatales que conservaban las publicaciones ilustradas con imágenes suyas fueron saqueados o destruidos durante el bombardeo de Bagdad en 2003. De toda su producción apenas se conservan dos mil copias gracias a la donación al Arab Image Foundation de Beirut que hizo su admiradora y colega marroquí Yto Barrada.

Latif Al-Ani murió en el 2021, seis años después de que su figura volviera a ser valorada a raíz de la exposición antológica que la Bienal de Venecia elaboró ​​a partir de ese fondo y que revelaba una imagen olvidada del país en los mismos términos que la muestra comisariada por Pedro Azara en La Virreina Centro de la Imagen.

Fecha de publicación: Jueves, 28 Abril 2022
  • Comparte