PRESENTACIÓN: FEM CULTURA

p1_es.jpg

Barcelona se añade, desde una lógica municipalista, al debate internacional en el ámbito de los derechos culturales y será una ciudad pionera en aprobar un plan específico de derechos culturales que incorpore, al mismo tiempo, un marco de reflexión político ambicioso y una serie de medidas de gobierno y acciones innovadoras, vinculantes y operativas. El plan, que se presentará en el marco del plenario del próximo 30 de abril, busca abrir el camino hacia un reconocimiento formal de los derechos culturales a escala internacional desde la práctica municipalista, con voluntad de crear discurso y fomentar la aparición de iniciativas similares.

En total son 100 las acciones que se tienen que desplegar hasta 2023 con una partida presupuestaria de unos 68,7 millones de euros para que Barcelona se dote de una política cultural fundamentada en los derechos culturales y tenga como consideraciones centrales aspectos como el acceso, las prácticas culturales, la innovación, la gobernanza democrática, el reconocimiento de la diversidad, la creatividad, la producción cultural y el fortalecimiento comunitario con la ciudadanía y los agentes sectoriales.

La implementación del plan se tendrá que llevar a cabo en medio de una crisis sanitaria global que está afectando a muchos espacios de nuestra vida social, cultural y económica. Desde la perspectiva cultural, esta crisis ha abierto heridas graves en ámbitos sectoriales que hasta ahora mostraban una solvencia consolidada y ha agravado algunos de los males endémicos en los contextos más frágiles sobre los que se han ido acumulando dificultades y problemáticas diversas.
El Plan de derechos culturales impulsado por la 6.a Tenencia de Alcaldía empezará a desplegarse a lo largo del mandato vigente a través de nueve medidas de gobierno vinculadas y de una estrategia de comunicación específica en defensa de derechos tan fundamentales como el de ejercer la práctica y la participación cultural asociada a la educación, a las culturas populares y tradicionales, a la creación, al reconocimiento de la diversidad o al acceso a la información, el conocimiento y el patrimonio, entre otros, y asociada también a los ámbitos siguientes:

● Cultura en los barrios y acción comunitaria
● Cultura de base y sectores culturales
● Culturas populares
● Cultura y educación
● Cultura feminista
● Cultura y espacio público
● Innovación cultural y derechos digitales
● Museos y patrimonio cultural de la ciudad
● Bibliotecas

Se tratarán nuevas políticas públicas para reconocer y ampliar los derechos culturales y garantizar su aplicación como elemento fundamental de la vida democrática en Barcelona con acciones concretas en las que avanzar, como la implementación de la sexta hora para actividades artísticas; la gratuidad de los museos para la visita de las colecciones permanentes; el refuerzo de programas ya existentes que encarnen la filosofía del plan al 100%, como BCN Districte Cultural, En Residència, el programa de acción lectora de bibliotecas o las residencias artísticas y científicas; el impulso de nuevas iniciativas que den protagonismo a los creadores y creadoras, como la Bienal Manifesta o el nuevo programa de becas; la creación de la Casa de la Música; el impulso de la moneda cultural REC para participar en las actividades culturales de la ciudad, y el programa Bajos de protección oficial para usos culturales.

 

Volver atrás