Hacer política pública en el ámbito de los cuidados es una iniciativa pionera porque propone intervenir sobre uno de los campos de la vida social más invisibilizado: la organización actual del trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados.

La manera en que se resuelven en nuestra sociedad el conjunto de tareas vinculadas al cuidado de las personas y la reproducción social aún está muy oculta, y es una de las esferas de la vida social y económica que genera unas tasas más altas de desigualdad y discriminación en razón de sexo, origen y clase social.

Con vocación transformadora y feminista nace la Medida de gobierno por una democratización del cuidado (2017-2020). Una iniciativa liderada por las concejalías de Feminismos y LGTBI, Derechos Sociales y Salud del Ayuntamiento de Barcelona, e impulsada desde el Comisionado de Economía Cooperativa, Social y Solidaria y Consumo.

Con esta medida no solo se quiere iniciar una campaña de sensibilización social que reconozca las aportaciones hechas mayoritariamente por las mujeres desde los hogares y las familias para el sostén de la vida y el bienestar de la sociedad en su conjunto, sino que también se quieren desplegar actuaciones orientadas a distribuir de manera más equitativa la responsabilidad de cuidar para hacer de Barcelona una verdadera ciudad cuidadora.

La medida consiste en 68 actuaciones y persigue alcanzar los siguientes objetivos a medio y largo plazo:

  • Impulsar una manera transformadora de organizar socialmente el cuidado.
  • Visibilizar y realzar el cuidado como parte central de la vida socioeconómica de la ciudad.
  • Promover la corresponsabilidad de los diferentes agentes sociales para garantizar el derecho a recibir y proveer un cuidado digno y de calidad.
  • Reducir las desigualdades sociales y de género que caracterizan al modelo de provisión y recepción de cuidados actual.

Una agenda política de cuidado feminista

El impulso de la economía de los cuidados en la ciudad desde una perspectiva nítidamente feminista es, sin duda, un hito importante. Significa concretar un modelo para reorganizar los cuidados más justo, es decir, más equitativo y capaz de garantizar los derechos de las personas que cuidan y son cuidadas.

Con esta medida de gobierno queremos contribuir a avanzar hacia una nueva manera de organizar el cuidado de las personas que sea más justa y equitativa, y al mismo tiempo definir unas actuaciones concretas y las herramientas imprescindibles para llevar a cabo una política pública sobre el cuidado de las personas con vocación transformadora.

Comparte este contenido