Gigantes ‘petits, xics, camacurts i ballaricsʼ: los gigantes pequeños del Pi cumplen 350 años

Este año los gigantes pequeños del Pi, Oriol y Laia, celebran los 350 años de su primera referencia histórica. Por eso han preparado una serie de actos, exposiciones y sorpresas que llenarán todo el año 2019. Y el primero de estos actos es la exposición ‟Gegants petits, xics, camacurts i ballarics. 350 años de los gigantes pequeños del Pi”, que podrá verse a partir del próximo jueves en la Casa de los Entremesos. La muestra, que nace con la voluntad de ser itinerante, se podrá visitar hasta el 23 de junio.

La exposición repasa los tres siglos y medio de historia de las figuras a través de fotografías, documentos históricos y objetos. Todo empieza con su primera referencia en el año 1669, cuando en el Archivo de Santa Maria del Pi se habla de los ‟Jegants y Jegantons”, entre los gastos de la procesión de Corpus. La exhibición realiza un viaje por el panorama festivo del país desde el siglo XV hasta nuestros días, en buena parte gracias al trabajo de investigación que desde hace años se ha llevado a cabo entre la colla portadora de gigantes y el Archivo del Pi.

En la muestra se hace público, por primera vez, quién es el autor de las figuras actuales, nacidas en 1858: José Galceran. También se explica la relación de los actuales gigantes pequeños con los de Vic e Igualada, a la vez que se aclara cómo se salvaron de la Guerra Civil y han llegado hasta hoy. A lo largo de los siglos la pareja ha tenido una historia muy movida y, gracias a ellos, en el año 1798 los gigantes y otros entremeses fueron salvados de las prohibiciones del Decreto de Nueva Planta. Incluso el barón de Maldà explica que se había enamorado de la gigantona del Pi.

Aprovechando la ocasión, también se presenta una recopilación inédita con un conjunto de gigantes pequeños y gigantones emblemáticos de toda Europa que siguen el mismo modelo que los del Pi: ser llevados por adultos y pensados para abrir paso a los gigantes más grandes. Todo eso para poner de relieve el papel que los gigantes pequeños del Pi han desempeñado a lo largo de la historia, a menudo a la sombra de los gigantes grandes.