Barcelona Cultura

Octubre-noviembre-diciembre 2019

El circuito cultural en los barrios de todos los distritos de Barcelona. Entrada gratuita

Con Laika, hasta la Luna o hasta donde haga falta

05/10/2019
Los Xirriquiteula triunfan en el escenario de Parc Sandaru en su debut en el Barcelona Districte Cultural

No es que os lo digamos nosotros. No.

Es que tenemos pruebas. Pruebas de las buenas, de aquellas que son incontestables.

¿Sabéis qué sucedió cuando terminó la función de Laika, de los Xirriquiteula Teatre, a Parc Sandaru? Pues que los niños se acercaron a saludar a Laika, a hacerle carantoñas y caricias para compensarla por todo el mal que otros le habían hecho antes. Los niños le ofrecieron chuches, se dejaron lamer por ella y la mimaron cuando ladraba... Cierto: Laika es un perro. Solo que no es un perro de carne y huesos sino la marioneta protagonista del espectáculo. Una marioneta que parece tan viva y que transmite su dolor con tanta fuerza a la platea que los niños no pudieron resistirse adarle un poco del afecto que aquellos científicos rusos le negaron cuando la enviaron a girar alrededor de la Tierra a bordo de un cohete espacial.

Sí.Nuestra Laika es aquella Laika. Aquella perra que se hizo famosa para ser el primer ser vivo en orbitar alrededor de la Tierra. Y también el primer ser vivo n morir a bordo de un cohete. Fue una víctima de la carrera espacial y de la Guerra Fría. Una víctima heroica, pero una víctima como lo son también tantos otros animales que viven (y mueren) enjaulados para ayudar la ciencia a dar pasos de hormiga o de gigante. A ellos dedican los Xirriquiteula su espectáculo

Así que sí: Laika es un espectáculo precioso; y la perra, una protagonista adorable. Y no nos lo podéis rebatir porque os hemos dado pruebas más que contundentes.

Los Xirriquiteula combinan sobre el escenario la maroineta  (solo uno), con las proyecciones, con los actores... Y el resultado es un viaje maravilloso... un viaje que lleva a los espectadores a la Luna y en las calles de Moscú, que hace que se hielen de frío y se calientes de enojo, que les hace soñar y viajar, que les ofrece cuatro pinceladas de historia y les lleva a plantearse  quién son más humanos si los perros o los hombres. Nosotros, por si acaso, preferimos (como los niños) no separarnos de Laika.

Compartir