Barcelona Cultura

Octubre-noviembre-diciembre 2019

El circuito cultural en los barrios de todos los distritos de Barcelona. Entrada gratuita

Emprendiendo a carcajadas

13/11/2019
Teatro
La Calòrica sube la temperatura del CC Parc Sandaru con su comedia 'Fairfly'

Sí, en el escenario se comen potitos. Y sí, todo apunta a que están buenos. Y hasta aquí os podemos explicar. No os diremos ni con qué están hechos estos potitos, ni porqué se los comen en el escenario ni si es que los cuatro actores que se paseaban por el CC Parc Sandaru tenían hambre... Aunque lo cierto es que, seguramente sin los potitos, los cuatro protagonistas de esta historia serían unos muertos de hambre como lo son muchos de los trabajadores que ven como su trabajo (y su sueldo) peligra a causa de un Expediente de Regulación de Empleo, el tan temido ERE.

Y de esto habla Fairfly, la obra que la compañía La Calòrica ha presentado en nuestro circuito después de una exitosa gira de dos años y de atesorar unos cuantos premios y muchos aplausos de los espectadores. Habla de esto, de la dureza de selva laboral y de las muchas mentiras que esconde el emprendimiento, pero también de cómo, a veces, con el paso de los años llegamos a traicionar ideales, sueños y amistades; y de cómo de difícil llega a ser trabajar en equipo y cuán complicado es mantener el equipo unido en el momento en que empiezan los problemas.

De todo esto y de mucho más habla Fairfly y a pesar de que lo  que dice puede llegar a hacer daño porque nos puede recordar a muchas cosas vividas (y sufridas) lo que consigue es que a los espectadores se les instale una sonrisa en la cara que se niega a abandonarlos hasta que la obra llega al final. Y, incluso, a veces (como pasó en el Parc Sandaru) más allá: y es que, una vez acabada la obra, los cuatro actores regresaron al escenario para contestar las preguntas que los espectadores quisieron hacerlos. Y fueron unas cuántas. Y muy variadas. Y es gracias a las preguntas (y sobre todo a las respuestas) que sabemos que durante la obra lo que los actores comen son potitos; es más, incluso, podríamos deciros de qué sabor... pero no lo haremos. Y para descubrirlo (y por otras muchas razones más interesantes y divertidas) no tendréis más remedio que ir a ver Fairfly.

Compartir