El paseo de la Escullera (Rompeolas)

Volver

Situado en el extremo de la Barceloneta, el paseo de la Escullera se construyó para proteger la zona de los temporales. A lo largo de los años, sin embargo, el espigón fue ganando popularidad como lugar de excursión entre los barceloneses, y todavía hoy muchas personas buscan en el Rompeolas momentos de paz y tranquilidad ante el Mediterráneo.

Emblema de una ciudad marítima

Rodeado de nostalgia y de olor a mar, el paseo de la Escullera es un lugar indisociable de Barcelona que, desde su construcción en 1904 a raíz de un proyecto que diseñó el ingeniero Carlos de Angulo, ha ido formando parte de la vida de los habitantes del puerto y la ciudad. El llamado popularmente Rompeolas tuvo sus tiempos de gloria en los años cuarenta del siglo pasado, cuando la gente hacía la excursión para ir a comer mejillones y sardinas al emblemático restaurante Porta Coeli, que incluso el escritor Vázquez Montalbán mencionó en una de sus novelas.

Un lugar de inspiración

Después de una primera remodelación a finales de los años cincuenta, el Rompeolas se convirtió en un paseo ancho. Antes se podía acceder en coche, pero hace tiempo que los vehículos tienen prohibida la entrada, aunque se puede llegar en coche hasta el comienzo del espigón superior, donde se puede aparcar y caminar desde allí junto al mar.

Actualmente el paseo del Rompeolas tiene cinco kilómetros de longitud y, después de numerosas remodelaciones, se ha convertido en un sitio perfecto para muchos corredores y transeúntes, como también para algunos pescadores. Este espacio inspiró la famosa canción Rompeolas, del cantante barcelonés Loquillo.

Traductor de google :
Dirección:
Pg Escullera, 1
Distrito:
Sants-Montjuïc
Barrio:
La Marina del Prat Vermell
Código postal:
08039
Población:
Barcelona


Accés des de la plaça de les Drassanes i pel pont Porta d'europa.

Distrito:
Sants-Montjuïc
Barrio:
La Marina del Prat Vermell
Categoría:
Espacios urbanosEspacios urbanos
Dirección
Pg Escullera, 1

Comparte este contenido