Parque del Poblenou

Volver

  • Parc del Poblenou - Maig 2015
  • Parc del Poblenou - Maig 2015
  • Parc del Poblenou - Maig 2015
  • Parc del Poblenou - Maig 2015
  • Parc del Poblenou - Maig 2015

Es uno de los espacios verdes del litoral con un acceso más directo a la playa. En todas partes hay caminos que nos llevan hasta la arena. Es un lugar que reproduce el paisaje propio de algunas franjas de encuentro entre el mar y la tierra: playas, dunas y arboledas.

El parque del Poblenou, situado al final de la Vila Olímpica, es un gran pinar y, a medida que nos acercamos al mar, un espacio lleno de dunas, que defienden el parque de los vientos de levante. El primer tramo, junto al acceso por la calle de Salvador Espriu, sigue brevemente las postrimerías del parque de la Nova Icària, claramente identificable por uno de sus puentes de madera.
En esta zona destaca un lago y una gran explanada que permite practicar deporte. En definitiva, está situado al principio de una larga franja pavimentada que recorre el parque de punta a punta y que toca a una ancha calle con tres nombres, según donde nos encontramos, y con un tráfico de vehículos considerable.

Historia

El parque del Poblenou es, junto con el del Port Olímpic, el de la Nova Icària, el de las Cascades y el de Carles I, uno de los cinco grandes espacios verdes que se construyeron en los antiguos terrenos industriales del Poblenou a principios de la década de 1990.

Barcelona recuperó estos terrenos y dedicó una parte a la creación de nuevos espacios verdes públicos: esta actuación formó parte de la importante renovación urbanística que se llevó a cabo en la fachada litoral de la ciudad con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992.

Biodiversidad

En la zona del paseo exterior, los álamos (Populus alba) comparten espacio con los setos vegetales hechos, muchos de ellos, con bambú (Phyllostachys sp). También son abundantes por todo el parque los setos vegetales de aligustre (Ligustrum lucidum), laurel (Laurus nobilis) y lentisco (Pistacia lentiscus).
En la zona próxima al estanque, entre los pinos piñoneros, encontramos pinos blancos (Pinus halepensis) y algún algarrobo (Ceratonia siliqua). A medida que nos acercamos a las dunas, junto a la playa, empezamos a encontrar palmeras datileras (Phoenix dactylifera) y washingtonias (Washingtonia filifera). El parque también contiene unos cuantos eucaliptos (Eucalyptus globulus), y en los caminos que hay al otro lado del parque, paralelos al paseo, son abundantes las especies aromáticas, como el tomillo (Thymus vulgaris), el romero (Rosmarinus officinalis) y grandes matas de lavanda (Lavandula dentata) y salvia micro (Salvia microphylla).

Paisajismo y diseño

El parque queda separado de los coches por un paseo de acceso con una larguísima hilera de álamos y numerosos setos en forma de rectángulo, tupidos y cuidadosamente recortados. Los setos están distribuidos de manera irregular y crean una progresión de espacios de alejamiento del tráfico y de acercamiento al silencio del parque.

Desde la explanada hacia el mar, el terreno se eleva ligeramente a la altura del lago y de la explanada. Aquí hay grandes praderas y espacios de descanso separados por pequeños muros bajo la copa protectora de los árboles, sobre todo de los pinos.
Al final de este primer tramo del parque empieza la parte más naturalizada. Se trata de un gran pinar situado sobre una extensa pradera atravesada por pequeños caminos. Cuando llega el buen tiempo, muchos usuarios buscan un lugar a la sombra —o al sol, para broncearse— para poder estirarse y disfrutar del olor de los pinos y del mar.
Al final encontramos las dunas. Están en una parte un poco separada del conjunto del parque por la avenida del Litoral. La más grande de todas acaba en la playa, en el punto donde se funden el parque y la playa de la Mar Bella. Es un espacio muy soleado, cubierto con la escasa vegetación capaz de resistir la salinidad del mar que tiene justo al lado. Es, de lejos, el lugar más natural y más salvaje.

Arte y arquitectura

Repartidos entre las dunas del parque están los restos de un barco de bandera libanesa, el Ashraf II. Se trata de la chimenea y dos trozos de la popa, uno con una parte de la cubierta del barco y otro con la hélice de bronce y el timón. Estos restos quedaron bastante tiempo varados en la playa, hasta que los arquitectos Manuel Ruisánchez y Xavier Vendrell, autores del proyecto del parque del Poblenou, decidieron aprovecharlos como elementos destacados de este espacio verde.

Traductor de google :
Dirección:
Av Litoral, 59*71
Distrito:
Sant Martí
Barrio:
El Poblenou
Código postal:
08005
Población:
Barcelona
Dirección
Av Litoral, 59*71

Teléfono

Teléfono:
010

Comparte este contenido