Barcelona cultura

Blog

10 mujeres que debemos empujar. Un mapa (incompleto) de la creación contemporánea femenina

Vie 22/12/2017 | 12:53 H

Por Andreu Gomila

Tiene razón el colectivo #onsónlesdones cuando se quejan de la escasa presencia de artistas femeninas en los teatros de Barcelona. Porque de mujeres que sobresalen las hay en abundancia. Aquí lo hemos querido poner de manifiesto con diez nombres que deberían seguir. No son artistas consagradas, como la directora de vestuario Montse Amenós, las directoras Carme Portaceli y Carlota Subirós, la escenógrafa Estel Cristià o la dramaturga Lluïsa Cunillé. Son diez mujeres jóvenes o que tal vez conocen poco y que merecen estar en boca de todos.

1. Alícia Gorina: este mes de enero, la directora estrena su espectáculo más ambicioso, de más envergadura, 'Blasted', de Sarah Kane, en el TNC, un clásico, dice ella, de la autora más importante de los años 90 del siglo pasado. Forma parte de la compañía Indi Gest desde hace una década, y ha conseguido crear un sello propio escorado hacia el teatro contemporáneo, con el foco puesto en el teatro nórdico finlandés: ha dirigido obras de Kristian Smeds y de Saara Turunen. Es una directora que busca el tú a tú con el espectador, brillante creadora de atmósferas pictóricas.


2. Lali Álvarez: Es la mujer que había detrás de 'Ragazzo', uno de los grandes éxitos del teatro independiente de los últimos tiempos, con premios a raudales y muchas funciones en todo tipo de teatros, y quien ha hecho 'Barcelona (contra la paret) ', un relato crudo sobre la represión en la ciudad, teatro documental sin complejos, reivindicativo y con un trabajo de investigación detrás de largo alcance. Tiene la residencia en la Nau Ivanow, desde donde puede crear. Me mueve hablar de los nadie, de aquellas personas que sufren y no las conoce nadie. Hay muchas historias que no tienen dos millones de personas detrás, sino 200, y no por ello son menos dramáticas, explica la dramaturga y directora.


3. Claudia Cedó: la dramaturga de Banyoles es ahora mismo la autora residente de la Sala Beckett, la mujer que está detrás de una de las comedias 'indie' más interesante de los últimos años, 'Tortugues: la desacceleració de les partícules', estrenada en la Flyhard. Su compromiso social la ha llevado a fundar Escenaris Especials, un proyecto que ve el teatro como herramienta de intervención psicológica. En primavera, en el Lliure, harán 'Cinema' con un grupo de actores discapacitados. También es la responsable de 'L'home sense veu' y 'D.N.I.', ganadora en 2015 del Torneo de Dramaturgia Catalana del Festival Temporada Alta, aún no estrenada comercialmente.

4. Silvia Delagneau: es, sin duda, la directora de arte y vestuario más buscada del momento. Ha trabajado con Jordi Oriol, Àlex Rigola, Pau Miró, Alícia Gorina, Alex Mañas, Àlex Serrano, Pau Carrió y Carlota Subirós, entre otros. Fundadora de Indi Gest, ha creado sus propios espectáculos, como aquel 'Prometeu nores', que vimos en el Radicals Lliure 2010, con Jordi Oriol y Diego Anido, y 'Només ens vol protegir el cel', visto en el Grec 2014, donde el concepto de la muerte sirve de punto de partida para un montaje que ganó el Premio Adrià Gual 2014, una propuesta multidisciplinar que apuesta por la innovación escénica y por el valor expresivo de la imagen.

5. Lorena Nogal:
bailarina principal de La Veronal y mano derecha de su coreógrafo, Marcos Morau, a quien acompaña por todo el mundo poniendo en práctica lo que saben. Podría estar bailando a cualquiera de las mejores compañías internacionales, pero hace años que decidió crear un lenguaje propio con Morau, el cual, incluso, tiene nombre: Kova. Posee una gran plasticidad en escena y es la encargada de desarrollar el lenguaje propio de la compañía, como hemos podido comprobar en espectáculos tan alucinantes como 'Siena', 'Rusia', 'Bologna: Pasolini' o 'Equal Elevations'.


6. Tanya Beyeler: con Pablo Gispert, capitanea la compañía El Conde de Torrefiel, seguramente la 'troupe' barcelonesa más en forma, tanto a nivel nacional como internacional. En solitario, la temporada pasada dirigió 'Body sushi', de Francisco Meseguer, en el TNC. Pero nunca olvidaremos su interpretación en 'La chica de la agencia de viajes nos dijo que había piscina en el apartamento', una de las primeras piezas de El Conde de Torrefiel donde, con una verborrea irrefrenable, hacía un preciso retrato de la su generación. En mayo, la compañía estrena en el Kunstenfestivaldesarts de Bruselas su nuevo espectáculo, 'MC'.


7. Eulàlia Bergadà: en 2016, su 'Gold Dust Rush' ganó el premio del Institut del Teatre. Las ideas de esta coreógrafa mallorquina vuelan hacia arriba pero la técnica es sólida, desde el inicio abocada a construir obras complejas y físicamente exigentes. Ahora me estoy dando cuenta que al ser joven, mujer y dirigir grandes formatos, a veces no se me toma en serio, le decía a Bárbara Raubert el verano pasado. En enero, estrena 'Nixie' en la Sala Hiroshima, un solo para una bailarina en busca de la sombra femenina, que será una explosión de luz desde las oscuridades clandestinas de la fiesta.


8. Marina Mascarell: con 37 años, Mascarell es la coreógrafa local con más proyección internacional. En marzo, podremos ver un trabajo sobre la desigualdad de género, 'Three Times Rebel', en el Mercat de les Flors, una coproducción, entre otros, con el Nederlands Dans Theater y Dance Forum Taipei. Poca broma. Dice que entiende la danza desde el bailarín y no desde el movimiento, por lo que asume el trabajo del bailarín como creador. En 2015 fue galardonada con el prestigioso Premio de Danza del BNG Bank por ser una artista con gran talento y proyección. Ha creado piezas para grandes compañías como el Nederlands Dans Theater I de la Haya, el Scapino Ballet de Rotterdam, el Ballet Junior de Ginebra, el Skan Dansteater de Malmö y el Ballet de la Ópera de Lyon.


9. Victoria Spunzberg:
esta temporada, el Maldà ha repuesto, diez años después, 'La màquina de parlar', una obra adelantada a su tiempo y que es, sin duda, una de las mejores piezas de la dramaturgia catalana contemporánea. En el año 2000 fue invitada a la Residencia Internacional del Royal Court Theatre de Londres con su primera obra y desde entonces que ha creado piezas impactantes, como 'Esthetic Paradise' o 'Boys don't Cry'. Ha estrenado en muchos teatros de Europa y América, Me gusta pensar que la escritura es una fuga y, al mismo tiempo, una resistencia. Huir de lo que está quieto, de las clasificaciones, de la inmovilidad, de la censura, lo que está establecido, de las casillas, de las etiquetas , asegura.


10. María de la Cámara: la iluminadora, media parte de la empresa Cube.bz con Gabriel Paré, ha creado un sello propio que la ha convertido en la pieza indispensable para los mejores espectáculos de teatro y danza. Algunos de sus montajes han sido galardonados con premios como los FAD, Butaca, Ciudad de Barcelona o el premio de la Crítica 2016 por su colaboración con varias compañías de danza. Estaban detrás del gran espectáculo musical 'Room', de la banda Standstill, y son colaboradores habituales de loscorderos.sc, Agrupación Señor Serrano, Atresbandes, Fundación Collado Van Hoestenberghe, Sílvia Pérez Cruz y un largo etcétera.

Comparte este contenido