Barcelona cultura

Blog

'El combat del segle'. Boxeo, Barcelona y negritud

Mié 07/10/2020 | 23:15 H

Por Andreu Gomila

El renacimiento de la dramaturga Denise Duncan es una de las grandes noticias del teatro catalán de los últimos años. Hace año y medio nos sorprendió, en el Tantarantana, con 'Negrata de merda', una pieza muy Yasmina Reza que trataba el racismo estructural a partir de unos padres que han adoptado a un niño negro. Con 'El combat del segle', que llega a la Beckett en la programación del De Grec a Grec, decide hablar de ella misma, de su experiencia, a través de la historia del primer boxeador afroamericano que obtuvo el título mundial de los pesos pesados, Jack Johnson.

UNA AUTORA RACIALIZADA
"Me siento catalana y el mundo no acepta que lo sea". Antes de estrenar 'Negrata de merda', Denise Duncan me decía esto, directa, sin segundas lecturas. Vino a Barcelona desde Costa Rica hace veinte años, habla catalán y se siente de aquí. Hasta la pieza que estrenó en el Tantarantana, confiesa que miraba hacia otro lado. Hija de una padre negro y de una madre blanca, había intentado "formar parte de la blanquitud" durante mucho tiempo, hasta que se dio cuenta de que nunca sería "catalana y blanca" . Y ha asumido la responsabilidad de hablar, desde el teatro, de todo lo que ha vivido como negra. La han insultado, le han preguntado de dónde era. Por eso desde hace unos años, por ejemplo, es miembro fundador del colectivo Tinta Negra, que busca visibilizar a los artistas racializados.

LA OBRA
'El combat del segle' hace referencia al enfrentamiento entre Jack Johnson y Jim Jeffries en Reno (Nevada), el 4 de julio de 1910, que llevó al afromericano a la gloria. La obra nos sitúa a Johnson en Barcelona, ​​recordando aquel día y un rival que se negaba a luchar con él porque era negro.

JACK JOHNSON
El protagonista de 'El combat del segle' , Jack Johnson, ha vivido siempre a la sombra de Arthur Cravan, el boxeador poeta al que dejó KO en cinco asaltos en un combate mítico en la Monumental en 1916. Y si no nos hemos acordado mucho de Johnson es porque, según Duncan, "fue una figura muy polémica en su momento". Vivió en Barcelona tres años a finales de la década de 1910, huyendo de una condena en EEUU por haberse casado con una mujer blanca. "Venimos de una tradición de racismo donde según qué referentes no son tan importantes", dice la dramaturga.

Johnson fundó la primera agencia de marketing en Barcelona, ​​en la Rambla. E incluso intentó hacer de torero. Era un personaje que se conocía todo los cabarets del Paralelo, que se hacía con los intelectuales. "Era un provocador que solo salía con mujeres blancas y perseguía gente de todas partes para que lucharan con él", afirma.

LA BARCELONA DE 1920
"Si Johnson se quedó en Barcelona fue porque la acogida fue muy buena", asegura Duncan. "Era un negro de 1,85 metros, que llevaba pieles y joyas, que iba con traje blanco por la Rambla", recuerda. "A diferencia de lo que ocurría en EEUU, donde hacía muy poco que habían abolido la esclavitud, Johnson se encontró una ciudad donde no había segregación y podía hacer lo que quería", añade. Se compró un piso en la calle Mallorca, por ejemplo. "Encontró una ciudad muy cosmopolita, donde un negro podía pasear por la Rambla, donde ahora están los manteros", indica.

ESTRIPTIS EMOCIONAL
Los primeros días de ensayos, Duncan avisó al reparto que 'El combat del segle' era, para ella, "un estriptis emocional". "Hay algo de la lucha constante, algo muy simbólico que tiene que ver con mi vida", afirma. Dice que, además, de adolescente era muy fan del boxeo y del baloncesto, del tiempo de Mike Tyson y de los Chicago Bulls de Michael Jordan.

REFERENTES
Duncan ha usado toda la biobibliografía que ha encontrado sobre Johnson, pero hay dos libros que han sido imprescindibles para ella. 'El combate del siglo' (Gallo Nero, 2011), de Jack London, donde el autor hace una crónica periodística del evento. Y 'Del boxeo' (Debolsillo, 2012), de Joyce Carol Oates, donde la narradora norteamericana compara el boxeo con el teatro, hermanándolos a través de la tragedia.

SIGUE LEYENDO: De México DF a Buenos Aires. El Grec latinoamericano continúa

Comparte este contenido