Barcelona cultura

Blog

Santiago a Mil. La vanguardia latinoamericana

Mié 26/02/2020 | 10:30 H

Por Andreu Gomila

Santiago a Mil es el festival de artes escénicas de referencia de América Latina. Nació en 1994, cinco años después del fin de la dictadura de Augusto Pinochet y, paso a paso, se ha convertido en central para el desarrollo de la danza y el teatro en Sudamérica. Este mes de enero han pasado por Santiago grandes figuras como Lemi Ponifasio, Rimini Protokoll, Philippe Quesne, Pippo Delbono y un largo etcétera, además de estrenar a los principales artistas argentinos, uruguayos, brasileños y, por supuesto, chilenos. Carmen Romero, directora y fundadora del certamen, nos cuenta cómo han llegado hasta aquí.

1. ARRAIGADO A LA HISTORIA LATINOAMERICANA
Nuestra historia está ligada a Latinoamérica. Somos parte de este continente diverso, fuertemente arraigado en sus orígenes, geografías y experiencias siempre abiertas al cambio, que se han convertido en nuestro escenario natural. Es así como, a pocos años de nacer, el festival abrió sus puertas a la creación latinoamericana: Brasil y Argentina fueron nuestros primeros invitados internacionales.
Lo que nos mueve no es solo borrar fronteras y facilitar el acceso del público a estos artistas, es también construir puentes de colaboración. Hace más de veinte años fuimos parte de los fundadores de la Red Latinoamericana de promotores culturales de América Latina y el Caribe, un motor común que buscaba abrir un horizonte de intercambio y diálogo con los países de la región. Ese es el impulso que nos ha inspirado a lo largo de los años, el cual se materializa a través de PLATEA, la semana de programadores de Santiago a Mil. Somos la ventana sur a la creación Latinoamericana, una plataforma que da a conocer la voz, las estéticas y lenguajes de la creación de esta parte del mundo, que provoca encuentros y diálogos entre Latinoamérica y el mundo a través de las artes escénicas.

2. UN FESTIVAL ENTRE MUCHOS OTROS
Somos parte de un territorio e historia común que, con ciertas diferencias de contexto político cultural, ha visto emerger las más diversas iniciativas que buscan impulsar y visibilizar las artes escénicas locales. Admiramos la trayectoria de festivales que son referentes emblemáticos como el Festival Internacional de Teatro de Caracas (Venezuela), el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (Colombia), el Festival Internacional de Teatro del Mercosur, realizado en Córdoba (Argentina), que anteriormente se llamó Festival Latinoamericano de Teatro; el Festival de Teatro de Londrina (Brasil); el Festival Internacional de Teatro Santa Cruz; así como los más recientes tales como la Mostra Internacional de Teatro de São Paulo, MITsp (Brasil) y el Festival de Artes Escénicas de Lima, FAEL (Perú), entre otros. Todas ellos son una inspiración y aprendizaje para nuestro trabajo, desde su profesionalismo, vocación y compromiso.

"Sabemos lo complejo que es mantenerse en América Latina: intentamos proyectar las carreras de nuestros artistas, alargar la vida de las mismas obras y dar a conocer su voz en el mundo"

3. APUESTA POR LA CREACIÓN LOCAL
Estamos permanentemente observando, dialogando y siguiendo las trayectorias de las y los principales creadores chilenos y latinoamericanos. Dicho aprendizaje y profundización en sus estéticas y temáticas nos ha permitido profundizar nuestros vínculos, generando admiración, respeto y confianzas mutuas que nos ha llevado a ser coproductores de sus obras. Esta apuesta a la creación es un pilar fundamental de nuestro trabajo como Fundación Teatro a Mil, que va más allá de Santiago a Mil e intenta ser una plataforma de impulso que promueva sus trabajos en diversos circuitos nacionales e internacionales. Sabemos lo complejo que es mantenerse en América Latina, y esta es una forma de proyectar sus carreras, alargar la vida de las mismas obras y dar a conocer su voz en el mundo.

4. CREACIÓN CONTEMPORÁNEA
Como festival siempre hemos estado vinculados a las artes escénicas europeas. Ahí están grandes referentes que han inspirado y conectado con diversas generaciones de artistas locales. Ese es el caso de artistas como Peter Brook, Ariane Mnouchkine y Pina Bausch, entre otros, que hemos presentado en Santiago a Mil y han podido estrechar vínculos a través de clases magistrales, escuelas de actuación y residencias de creación. De esta manera, mi interés está puesto en la creación contemporánea, en artistas que puedan abrir diálogos y reflexiones con temas universales, que conecten con nuestras sociedades. Me interesa el trabajo de Àlex Rigola, del artista libanés residente en Berlín Rabih Mroué, o la coreógrafa sudafricana Dada Masilo que ha reactualizado los clásicos del ballet con potentes estrenos en Sadler’s Wells de Londres.
Además, nos interesa mucho el teatro de calle, donde Europa es un gran referente con compañías como Royal de Lux y la Fura dels Baus, Xarxa Teatre, entre otros, en España.

5. FAN DE RIGOLA, PASQUAL Y LA FURA
Me gusta el trabajo de Àlex Rigola, de quien he seguido sus creaciones ligadas a la literatura, en especial sus adaptaciones de los textos de Roberto Bolaño como '2666' y 'El policía de las ratas'. Por supuesto, admiro la trayectoria de Lluís Pasqual, un creador notable y que también destaca por su rol como gestor de importantes espacios teatrales.
Seguimos y estamos atentos como festival a las nuevas formas del teatro de calle que han desarrollado compañías españolas como la Fura dels Baus, Xarxa Teatre, Carros de Foc y Sarruga.

"Tenéis que seguir a las nuevas dramaturgas y directoras que han cobrado protagonismo como las chilenas Carla Zúñiga, Nona Fernández, Manuela Infante, Trinidad Gonzales"

6. NOMBRES NUEVOS
Tenéis que seguir a las nuevas dramaturgas y directoras que han cobrado protagonismo como las chilenas Carla Zúñiga, Nona Fernández, Manuela Infante, Trinidad Gonzales; a las brasileñas Christiane Jatahy y Tarina Quelho; reencontrarse con las nuevas melodías de la cantante mexicana Julieta Venegas y la voz conectada con la ancestralidad mapuche de la cantautora argentina Beatriz Pichimalén. Ellas y otras tantas creadoras son el eco necesario de los cambios que estamos viviendo como sociedad.

7. TENDENCIAS SURAMERICANAS
Así como nuestro territorio es diverso, la creación Latinoamérica también lo es. Su hilo conector es hablar de nosotros, de nuestra identidad, de nuestros conflictos, de generar lecturas renovadas que problematizan la historia, la política y la sociedad. Ya sea desde un teatro realista, la performance o el teatro documental, los y las artistas fusionan lenguajes para reivindicar el poder de los pueblos originarios, amplificar la voz de las disidencias, volver una y otra vez a poner en valor nuestra memoria y la protección de los derechos humanos, y tantos temas que cruzan nuestras sociedades.

8. UN PUENTE CON EUROPA
A lo largo de los veintisiete años de trayectoria de Santiago a Mil hemos construido relaciones profesionales y de amistad con los principales festivales europeos. Un vínculo profundo que no solo se abre a festivales, sino también a teatros, espacios culturales e instituciones de promoción cultural que hacen posible la creación de proyectos conjuntos, giras, coproducciones y residencias. Solo por nombrar los más recientes, podemos destacar el Centre Dramatique National Orléans/Centre – Val de Loire, KVS de Bruselas, Theater Und Orchester de Heidelberg, Kampnagel de Hamburgo, la HAU de Berlín, o nuestra estrecha relación con el Royal Court Theatre, con quienes hemos podido realizar tres versiones de talleres de dramaturgia en Latinoamérica. En el caso del Festival Grec, no solo estamos realizando intercambios artísticos y culturales, sino que también apostamos por coproducir juntos 'Love to Death', del director samoano Lemi Ponifasio, que reivindica en escena la lucha del pueblo mapuche y que será parte de la programación 2020.

SIGUE LEYENDO: Un mapa teatral de América Latina (a través de Temporada Alta)

Comparte este contenido