Abre la cooperativa Alencop, una iniciativa social de recogida de chatarra a domicilio

02/07/2015 17:34 h

Míriam Pina García

Alencop es una cooperativa de iniciativa social creada para garantizar las condiciones de vida de un colectivo en situación vulnerable. La forman 15 chicos de origen subsahariano que trabajaban recogiendo chatarra por la calle. Ahora continúan gestionando objetos usados pero de una manera digna.

Vídeo ‘Abre la cooperativa Alencop, un servicio gratuito de recogida de chatarra a domicilio’

Recogen hierros y derivados, residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, pilas y baterías, también bombillas e incluso, aceite usado. Y lo hacen a domicilio y de manera gratuita. Eso sí, de momento solo trabajan en el distrito de Sant Martí. Los usuarios que quieran utilizar el servicio solo tienen que llamar y pedir día y hora.

Pero más allá de recoger y vender chatarra, la cooperativa Alencop es una oportunidad para algunas de las personas que vivían en los asentamientos que se cerraron en el año 2013 en el distrito y que fueron atendidas por los servicios sociales y jurídicos del Ayuntamiento.

De hecho, según explica Núria Serra, directora deInmigración e Interculturalidad del Ayuntamiento de Barcelona, en un primer momento se atendió a 600 personas. De estas personas, muchas se desvincularon, otras volvieron a sus países de origen y el resto, poco a poco, regularizó su situación gracias a trabajos que se consiguen a través de las entidades sociales.

La cooperativa Alencop, según Serra, “es un proyecto diferente”. Se ha creado gracias a la colaboración del consistorio y de Labcoop, una cooperativa de segundo grado y sin ánimo de lucro dedicada a impulsar proyectos de emprendeduría social cooperativa. Pero, por encima de todo, Alencop se ha creado gracias al trabajo en equipo de los 15 socios, que se han preparado durante meses para conseguir hacer realidad su sueño.

Con este sistema cooperativo de intervención social se cubren las carencias de empleo y vivienda, y las necesidades básicas como la alimentación o la ropa. También les permite regularizar su situación gracias al contrato de trabajo que han conseguido. Se prevé que el año que viene se incorporen a Alencop 15 jóvenes más y que el proyecto no pare de crecer.