"Alencop quiere decir que tenemos que ir todos a una y ayudarnos mutuamente"

09/03/2017 23:28 h

Clara Asín

Mariam Drammeh trabaja en el departamento de atención al cliente de Alencop, una cooperativa de iniciativa social creada para dar respuesta al problema de recogida y tratamiento de residuos en los entornos urbanos. Como socia trabajadora tiene garantizada la vivienda y el resto de necesidades básicas gracias al apoyo del Ayuntamiento de Barcelona. Su manera de hablar desprende la serenidad y la calma de quien todavía tiene mucho camino para recorrer. Madre de dos gemelas nacidas en Barcelona, en esta entrevista nos habla de su historia y del proyecto en el cual está inmersa.

¿Por qué decidiste venir a vivir Barcelona?
Porque consideraba que aquí podría tener una vida mejor que en mi país, Gambia. Llegué en el 2014 en avión sin conocer a nadie.

¿Cómo llegaste a este proyecto?
En la Cruz Roja me ayudaron mucho y me propusieron formar parte de Alencop. Ahora hace un año que soy socia y estoy muy contenta.

¿Qué quiere decir ‘Alencop’?
Yo no estaba al inicio cuando le pusieron el nombre pero mis compañeros me han explicado que quiere decir que tenemos que ir todos a una, ayudarnos mutuamente. Además, el ‘cop’ viene porque somos una cooperativa y en francés ‘aller’, sirve para animar a alguien a pasar a la acción.

¿En qué se diferencia una cooperativa de otras organizaciones empresariales?
En la cooperativa todos somos iguales y participamos en las decisiones que tienen que ver con nuestro trabajo. En una empresa privada los intereses son individuales.

¿Qué te gusta más de tu trabajo y qué menos?
Me gusta mucho el trabajo de gestión y atención al público al que me dedico. El máximo inconveniente son las distancias del trabajo al piso de Torre Baró, del piso a la escuela de mis hijas, que está en el Poble Sec, o a la tienda más próxima.

¿Te sientes ciudadana de pleno derecho?
Pues la verdad es que tenemos que aguantar algunos comentarios desagradables. Todavía hay  gente que considera que tiene derecho a despreciarnos por el lugar de donde venimos o por el color de nuestra piel.

El equipo de Alencop está formado por 28 socios y socias de diversos orígenes. ¿Qué piensas de la diversidad cultural?
Para mí es muy interesante, cada día aprendo de mis compañeros y compañeras y de sus puntos de vista. Eso no quiere decir que siempre nos pongamos de acuerdo, pero tenemos claro que luchamos por los mismos objetivos. Estamos en el mismo barco.

¿Qué sueño te gustaría cumplir?
Me he formado como peluquera y como masajista pero en Gambia empecé unos estudios en finanzas que no finalicé. Me gustaría acabarlos.