Árboles y espacios verdes, libres de glifosato

31/01/2017 13:17 h

Redacció

Barcelona ya es una ciudad libre de glifosato, a raíz de la aplicación de la medida de gobierno que establecía que a partir de enero del 2017 no se aplicaría ningún herbicida químico en los espacios verdes y en la vía pública. Con la intención de tener una ciudad más naturalizada, se utilizarán métodos alternativos, como el vapor de agua, la plantación de gramíneas o el uso de almohadillados de corteza de pino, o simplemente se dejará crecer la hierba.

El comisionado de Ecología, Frederic Ximeno, ha explicado que la erradicación del glifosato comportará un cambio en la fisonomía del verde de la ciudad, pero lo ha justificado basándose en estudios científicos que alertan sobre la afectación de los productos químicos en la salud humana y animal.

La medida de gobierno de la erradicación del glifosato se enmarca en la voluntad de hacer de Barcelona una ciudad más naturalizada. El Ayuntamiento apuesta por la jardinería ecológica gestionada con criterios de calidad y sostenibilidad, que evita las podas excesivas, el uso de especies no adaptadas al medio o con grandes necesidades hídricas y la aplicación de agrotóxicos. Desde hace unos años, el uso de productos fitosanitarios se ha reducido progresivamente, con la intención de prevenir plagas y enfermedades con técnicas naturales, como mejoras en el riego, abonos, infiltración de agua, etcétera.

A lo largo del 2016 se ha realizado una prueba piloto en diez barrios de la ciudad, donde se ha dejado de utilizar el glifosato. A partir de la observación de estos espacios, se establecerá en qué zonas se pueden dejar crecer las hierbas, en cuáles se retirarán de forma manual o mecánica y en cuáles se aplicarán métodos alternativos de deshierbe (como el vapor de agua) y con qué frecuencia.

También se han iniciado experiencias de cogestión con entidades vecinales y escuelas que se quieran implicar en el cuidado de los espacios verdes.

Más Información

Noticias relacionadas