Una segunda vida para los pianos particulares

Entre los siglos XIX y XX, la industria musical vivió un auténtico fenómeno en torno a la figura del piano. En Barcelona el uso doméstico de este instrumento también proliferó y muchas casas todavía tienen piano aunque nadie lo utilice. Es en este contexto en el que aparece la iniciativa “Pianos para todo el mundo”, un proyecto para poner en contacto a particulares que quieren donar su piano con entidades y asociaciones que lo necesitan.

29/10/2019 12:42 h

Ajuntament de Barcelona

La iniciativa es fruto del Museo de la Música de Barcelona y del Instituto de Cultura de Barcelona para dar una segunda vida a los pianos que todavía están en buenas condiciones y han quedado olvidados en casas particulares de los vecinos y las vecinas de la ciudad.

El Museo de la Música recibe de manera regular ofrecimientos de donación de pianos en buen estado que quizás no encuentran un lugar en la colección o no cumplen los criterios necesarios. Por otra parte, en la ciudad hay muchas entidades sociales y culturales que trabajan mediante la música con las personas usuarias, pero que, no obstante, no se pueden permitir comprar un instrumento de estas características por falta de presupuesto.

Hasta octubre del 2019 la iniciativa ha facilitado la donación de siete pianos, que ya han sido cedidos a diferentes entidades, entre las cuales hay un casal de jóvenes, un centro cívico, tres residencias de personas mayores, una entidad de atención a personas con discapacidad y una entidad coral. Además, el museo dispone de siete pianos más pendientes de traslado.

El proceso de donación

Cualquier persona que tenga un piano en buen estado puede donarlo, y las entidades sociales, culturales, cívicas o educativas —principalmente de la ciudad— pueden realizar la solicitud para recibir uno. Con esta finalidad, el web del Museo de la Música de Barcelona dispone de un formulario.

Cuando recibe una oferta de donación, el Museo se pone en contacto con la persona donante para obtener el máximo de información posible sobre el piano, ya sea a través de fotografías, la descripción del estado de conservación, la historia, la procedencia… Si la pieza es de interés, el Museo envía a una persona especializada para valorar su estado y decidir si cumple los requisitos del proyecto. En caso afirmativo, se asigna un destino al piano y el Museo de la Música gestiona el traslado y la puesta a punto del instrumento.

Por otro lado, las entidades tienen que explicar, a través de un breve proyecto, qué función desempeñan y para qué necesitan el piano. Cuando la asociación cumple los requisitos adecuados y acepta los compromisos que implica formar parte de la iniciativa, se le asigna un piano en función de sus necesidades.

Si bien la adquisición del piano no tiene ningún coste y este se entrega revisado y listo, la entidad es la encargada de asumir los gastos que pueda generar el mantenimiento del instrumento a medio y largo plazo, ya sea afinaciones, traslados o reparaciones.

Un piano histórico para una coral histórica

La última donación que se ha efectuado mediante la iniciativa “Pianos para todo el mundo” ha sido a la Agrupación Coral Recreativa Flors de Maig, del barrio del Raval. Se trata de un piano vertical centenario de la Fábrica Paul Izabal, una empresa establecida en la calle de los Tallers a finales del siglo XIX, que la familia donante compró en el año 1973, con el mueble y la maquinaria restaurados. El equipo técnico que analizó el estado del instrumento certificó el estado excelente de la pieza, que fue asignada a la coral.

Con la adquisición del piano por parte de la Coral Flors de Maig se cierra un círculo, ya que la pieza histórica vuelve al barrio que la vio nacer.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas