Un año para consensuar la ampliación de los espacios para perros

En septiembre los espacios de la ciudad recomendados para que los perros puedan ir desatados se ampliarán con las nuevas zonas de uso compartido, que incluirán ramblas, plazas y jardines de los 73 barrios. Durante el verano, estos espacios, que se sumarán a las 110 áreas de recreo existentes, se acabarán de consensuar con las entidades y se evaluarán durante doce meses antes de la implementación definitiva.

30/07/2018 12:48 h

Ajuntament de Barcelona

Las nuevas zonas del espacio público compartidas entre personas y perros estarán debidamente señalizadas con los horarios determinados —primera hora de la mañana y noche—, en los que los animales podrán ir desatados. Habrá, como mínimo, una por cada uno de los 73 barrios, La primera propuesta de espacios incluye 89 áreas compartidas y recoge las aportaciones del grupo de trabajo “Convivencia con perros en el espacio público”, con quien se acabarán de definir las zonas que se habilitan en septiembre. Durante un año se evaluarán para estudiar la idoneidad y verificar que reúnen el máximo consenso antes de implementarlas definitivamente, si procede, con modificaciones.

Un total de 600.000 metros cuadrados más para perros

Los nuevos espacios compartidos ampliarán en 604.944 los metros cuadrados de espacio público pensados para que los perros puedan ir desatados, y se añadirán a las 110 áreas de recreo que existen actualmente.

De estas áreas, un total de 20 tienen más de 700 metros cuadrados, 10 de las cuales se han abierto durante los últimos 3 años, y 90 son de dimensiones más pequeñas, que mayoritariamente oscilan entre 300 y 400 metros cuadrados.

Las áreas de recreo, las nuevas zonas compartidas y los cinco parques forestales urbanos —parque de la Creueta del Coll, parque de la Oreneta, parque del Guinardó, Park Güell y Montjuïc— suman 1.257.069 metros cuadrados de espacio público especialmente recomendado para la socialización de los perros.

Mientras dure la evaluación de las nuevas zonas compartidas, los perros pueden pasear libremente por toda la ciudad y por cerca de setenta parques, con la excepción de los espacios en que se indique el contrario.

Desarrollo de la ordenanza del 2014

La habilitación de grandes áreas de recreo de más de 700 metros cuadrados en todos los distritos y de zonas compartidas abiertas en todos los barrios donde los perros pueden ir desatados, se prevé la Ordenanza municipal de protección, tenencia y venta de animales de Barcelona aprobada en el año 2014 para garantizar el bienestar y la socialización, y que también establece, entre otros, que los perros tendrán que ir atados enel espacio público.

La aplicación total de esta ordenanza queda pendiente de la aprobación de un decreto que recogerá los resultados de la evaluación de las zonas de uso compartido en franjas horarias y de las necesidades de las entidades.

Etiquetas asociadas a la noticia