Barcelona acoge la 11ª sesión plenaria de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea

24/01/2020 10:09 h

Jorge Luis Fuentealba Diez

El 23 de enero tuvo lugar en el Palacio de Pedralbes la del 11ª Sesión Plenaria de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM), que contó con alrededor de 120 representantes de diversas ciudades y regiones. La alcaldesa Ada Colau inauguró el acto junto con los dos copresidentes de la ARLEM: Karl-Heinz Lambertz, presidente del Comité de las Regiones, y Mohamed Boudra, presidente de la red CGLU y alcalde de Alhucemas. También intervinieron en la apertura Nasser Kamel, secretario general de la Unión por el Mediterráneo, y Alfred Bosch, consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Catalunya.

Ada Colau presentó Barcelona como una ciudad diversa y con una identidad marcada por el Mediterráneo. Destacó la necesidad de que las «ciudades asuman más protagonismo en una agenda compartida y positiva donde se reconozca la capacidad y la voluntad de transformación de la sociedad y los territorios que componen el espacio mediterráneo» y dijo que «para reforzar la cooperación es necesario que los alcaldes presionemos para colocar en la agenda internacional cuestiones claves que afectan a la región, como el cambio climático y las desigualdades en el área mediterránea». También animó a los asistentes a cooperar y unir fuerzas para «resolver los conflictos enquistados y evitar el sufrimiento de muchos de nuestros ciudadanos». Lo hizo emplazándolos a trabajar bajo el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, «abordando los retos desde un nivel local y global, siempre con espíritu de colaboración y cooperación entre nosotros» concluyó.

La Asamblea Plenaria, que marca el inicio del año en que se conmemora el 25 aniversario de la Declaración de Barcelona, ​​adoptada en la Conferencia Euromediterránea de 1995, y con el 10º aniversario de la creación de la ARLEM en Barcelona, contó con la participación de la tercera teniente de Alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Laia Bonet, en calidad de miembro de la ARLEM en representación de CGLU. Bonet recordó que «vivimos en la región habitada del mundo más afectada por el cambio climático y con la frontera natural más desigual del planeta«. Así, destacó la importancia de «trabajar conjuntamente y abrir el Mediterráneo a las personas que viven en la región con el fin de afrontar la crisis y los retos que esto plantea; enmarcando las acciones bajo el paraguas de la Agenda 2030«.

Durante la sesión se aprobaron dos informes. Uno de ellos destaca el plan de medidas de implementación de la economía azul para frenar al máximo las consecuencias del cambio climático en la región mediterránea. El informe de Vincenzo Bianco, miembro del Consejo Municipal del Ayuntamiento de Catania, cuenta con el compromiso de la ARLEM de dirigirse hacia un desarrollo sostenible y protector del medio ambiente, donde administraciones locales y regionales asuman papeles de liderazgo a favor de este cambio.

También estuvo reafirmado el informe de Jihad Khair, alcalde de Beit Sahour (Palestina), donde se identifican las áreas en las que las autoridades locales y regionales pueden contribuir a la integración euromediterránea. Se señala la importancia de la cooperación entre las ciudades y las autoridades locales para combatir el desempleo, la pobreza y reducir la migración, fomentando proyectos para la creación de trabajo y dinamizando el desarrollo local en las zonas especialmente desfavorecidas. El documento también recomienda mejoras para ampliar el conocimiento y la comprensión de los retos relacionados con el clima para hacer frente al cambio climático.

Por otra parte, el día 22 de enero el Ayuntamiento de Barcelona ofreció una cena oficial en el Salón de Cent encabezada por los tenientes de Alcaldía Jaume Collboni y Laia Bonet.

ARLEM es la asamblea de representantes locales y regionales de la Unión Europea y sus socios del Mediterráneo creada en Barcelona en 2010. Formada por 84 miembros -42 de los países e instituciones de la Unión Europea y 42 de los países del sur – y dos observadores de la UE. Los 42 representantes europeos corresponden a 32 designados por los grupos políticos del Comité de las Regiones y 10 entre las redes de ciudades y regiones euromediterráneas.

Su objetivo principal es velar por otorgar una dimensión territorial en la Unión por el Mediterráneo, para mantener y fomentar el diálogo político, para impulsar la integración regional y la cohesión y para promover la democracia local, la gobernanza multinivel y la cooperación descentralizada en las tres orillas del Mediterráneo.

Más información en nota del Servicio de Prensa del Ayuntamiento de Barcelona