Barcelona-Sarrià, una línea de ferrocarril histórica

07/11/2015 09:45 h

Anna Soler Horta

El tren de Sarrià nació en 1863 y rectoría 4,6 kilómetros desde la plaza de Catalunya hasta Sarrià, que entonces era un pueblo fuera de la ciudad. Este año se organizan unos itinerarios guiados para poder descubrir su historia.

Vídeo ‘Barcelona-Sarrià, una línea de ferrocarril histórica’

La puesta en funcionamiento de esta línea permitió a los pueblos cercanos a Barcelona como Gràcia, Sant Gervasi y Sarrià estar conectados con la ciudad. Al principio el tren circulaba a nivel de calle, y la estación de Plaça de Catalunya ocupaba lo que hoy es El Triangle. En 1929 se decidió enterrarla y se convirtió en la actual estación de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC).

Con la construcción del vestíbulo y la estación se creó la llamada Avenida de la Luz, un espacio comercial que se convirtió en un punto neurálgico de la ciudad. En el momento de máximo esplendor llegó a tener 68 tiendas, e incluso había un cine, conocido como Cine Avenida de la Luz. El espacio, sin embargo, entró en un período de decadencia y finalmente cerró las puertas en 1990.

La estación de Provença también es importante para entender la historia de este tren. Actualmente es una de las más transitadas de los Ferrocarrils, pero cuando el tren circulaba por el exterior y recorría la calle de Balmes, no existía. Cuando L’Eixample comenzó a crecer, se construyó un pequeño apeadero y, más adelante, se construyó la parada subterránea.

El ferrocarril de Sarrià fue creciendo hasta llegar directamente al pie de la montaña de Collserola, donde conectaba con el funicular de Vallvidrera. En 1912 se fundó la Compañía de los Ferrocarriles de Cataluña, con la que se inició la excavación del túnel bajo la montaña de Collserola y se amplió la red urbana hacia las ciudades de Terrassa y Sabadell.

Rutas guiadas

Ahora es posible conocer toda esta historia en unos itinerarios guiados que organiza Cultruta con FGC. La visita recorre andenes, vestíbulos y trenes y, además, permite visitar 2 rincones cerrados al público: el Espacio de la Luz y el Espacio Albert Vilalta, donde se expone material relacionado con la historia del tren de Sarrià.