Un comercio más accesible es posible

11/10/2016 20:13 h

Marc Gómez Silvestre

Un grupo de 70 estudiantes de arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) han analizado la accesibilidad de los comercios de La Marina de Port en colaboración con el Ayuntamiento de Barcelona, mediante el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD), la Dirección de Comercio, el Distrito de Sants-Montjuïc y las entidades del barrio.

El Distrito de Sants-Montjuïc ha establecido un acuerdo con la UPC para llevar a cabo un proyecto de aprendizaje en el que los estudiantes viven en primera persona como es acceder a comercios que tienen barreras arquitectónicas. La actividad quiere evidenciar la necesidad de adaptar los accesos de los establecimientos comerciales a las necesidades de personas con diversidad funcional, mientras los alumnos aprenden sobre el terreno cuáles son los problemas de accesibilidad que se encuentran los vecinos de la zona.

Los estudiantes de arquitectura han trabajado con personas con diversidad funcional para analizar las barreras arquitectónicas de algunos comercios del paseo de la Zona Franca. El siguiente paso será elaborar un análisis técnico que se expondrá a los vecinos y comerciantes de la zona.

También en cuanto al comercio accesible, el Ayuntamiento de Barcelona a través del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad, la Dirección de Comercio, el Instituto Municipal de Paisaje Urbano (IMPU) y el Distrito de Sants-Montjuïc ha abierto una línea de subvenciones a los comercios de Creu Coberta para mejorar su accesibilidad. Fruto del análisis que hicieron estudiantes de arquitectura en el año 2014, los comercios que presentaron problemas de accesibilidad podrán hacer las obras de adaptación con ayudas que pueden llegar hasta el 75% del coste de la obra.