Como dar vida a las azoteas y cubiertas de Barcelona

28/02/2016 10:22 h

Ecologia Urbana

La guía tiene como objetivo que las azoteas y cubiertas de la ciudad tengan usos medioambientales, energéticos y comunitarios, y por ese motivo se convierte en un instrumento para promover su transformación  y uso por parte de los vecinos y vecinas.

En una ciudad donde no siempre encontramos espacios verdes y con tranquilidad a pie de calle, disponer de unas azoteass en condiciones, enverdecidas y con instalaciones que inviten a pasar ratos agradables, puede significar una mejora importante en la calidad de vida de la ciudadanía.

Se trata de espacios seguros al aire libre donde es posible disfrutar de vistas sobre la ciudad, hay más silencio, se puede tomar el sol, leer, hacer una actividad física, cuidar un huerto o encontrarse con los vecinos.

Asimismo, son espacios que pueden actuar a favor de la calidad ambiental, con cubiertas verdes que regulen el clima urbano y del edificio, ayuden a amortiguar la contaminación atmosférica, acojan una flora y una fauna valiosas y retengan el agua. Y cada vez más, la ciudadanía de diversas edades vuelven a disfrutar de estas azoteas.

Con esta nueva guía de ‘Azoteas vivas y cubiertas verdes’ se quiere impulsar y acompañar este proceso de redescubrimiento, a la vez que exponer los beneficios de su transformación en espacio útil y dar herramientas para resolver dudas sobre los usos que se le pueden dar a estos espacios, con respuestas técnicas para escoger qué tipo de azotea o cubierta queremos y como avanzar para llegar a disfrutarlas.

Así, en la guía se propone que la azotea viva sea de uso colectivo, polivalente, multifuncional y multicultural, y orienta sobre las utilidades que se le pueden dar y como vehicularlo hacia su objetivo. El uso puede variar en función de las necesidades e intereses de los usuarios, e incluso distribuirse en espacios diferenciados. Por lo tanto, los usos pueden ser funcionales, como tender la ropa, almacenar, generar energías sostenibles o hacer un huerto, o pueden ser recreativos, con actividades de ocio para todo el mundo.

Por otra parte, las cubiertas verdes pueden ser extensivas, semiintensivas, intensivas, naturalizadas, huertos, acumuladoras de agua, generadoras de energía si le ponemos paneles solares, o espacios de usos múltiples y comunitarios, como si se tratara de un espacio más de la casa.

El documento ofrece también herramientas para el mantenimiento de estos espacios en cualquiera de las funciones y los usos que se les dé.