Cuando la azotea se convierte en un pulmón verde

08/04/2016 08:25 h

Anna Soler Horta

La Universidad Pompeu Fabra (UPF) ha transformado la cubierta del edificio Mercè Rodoreda del campus de la Ciutadella en un espacio verde. La propuesta, que se enmarca en el Compromiso de Barcelona por el Clima, quiere contribuir a convertir los espacios urbanos de la ciudad en zonas más ecológicas y sostenibles.

“La UPF es una universidad muy urbana y con muy poco espacio verde. Queremos poner nuestro granito de arena para hacer una ciudad más sostenible, y apostamos por ampliar las zonas verdes y los jardines verticales en la universidad”, ha explicado Mònica Figueras, vicerrectora de Responsabilidad Social y Promoción de la Universidad Pompeu Fabra.

La cubierta verde es un espacio de experimentación donde se estudia qué sustratos, construcciones y plantas son más adecuadas para el espacio. Además, también se realiza una prueba piloto para ver bajo qué condiciones la lavanda funciona mejor. “Los datos obtenidos se podrán utilizar para cualquier otro proyecto de cubierta verde o agrícola o espacio de verde urbano”, ha explicado Martí Boleda, técnico de Medio Ambiente y Seguridad de la UPF.

La iniciativa, que se lleva a cabo con la colaboración de EixVerd y otras universidades, se enmarca en el Compromiso de Barcelona por el Clima, que tiene como objetivo mejorar la sostenibilidad de la ciudad. Y es que estos espacios tienen muchas ventajas, como la mejora de la calidad del aire, la captura de dióxido de carbono, el aislamiento acústico, la biodiversidad urbana o la producción agrícola.

El Depósito de las Aguas, una cubierta agrícola

El proyecto todavía está en fase de diseño, pero la intención es que incluya un huerto urbano de unos 3.000 metros cuadrados gestionado por personas con riesgo de exclusión social y donde se realicen talleres, visitas o eventos.

Más Información

Noticias relacionadas