Detectar la pobreza energética, defender los derechos energéticos

Durante el primer año del servicio, los puntos de asesoramiento energético (PAE) han atendido a 23.000 personas para ayudarlas a defender sus derechos energéticos y asesorarlas sobre el ahorro y la eficiencia energética, y han evitado 5.020 cortes de suministro.

01/02/2018 18:32 h

Ajuntament de Barcelona

En Barcelona hay 170.000 personas que tienen problemas para pagar la factura de la luz, el gas o el agua. Según el estudio “Indicadores municipales de pobreza energética en la ciudad de Barcelona”, el perfil más numeroso (67,9 %) de personas que viven en pobreza energética son mujeres, en situación de paro, viven en régimen de alquiler y manifiestan principalmente problemas para hacer frente a la factura de la luz.

La mayoría de los usuarios que se dirigieron a los diferentes puntos de asesoramiento energético manifestaban dificultades para pagar algún recibo, y una tercera parte se dirigió a estos después de recibir un aviso de corte de algunos de los suministros. La situación del 57 % de los usuarios atendidos no había sido detectada antes desde los servicios sociales de la ciudad, un hecho que muestra “la invisibilidad del fenómeno de la pobreza energética”, según el investigador Sergio Tirado, autor del estudio sobre la pobreza energética en Barcelona. Las oficinas con más actividad han sido las de los distritos de Sant Martí, Ciutat Vella y Sants-Montjuïc.

La teniente de alcaldía de derechos sociales, Laia Ortiz, ha destacado la necesidad de crear los puntos de asesoramiento energético, que han demostrado ser una herramienta útil para “defender los derechos energéticos y hacer prevalecer la Ley 24/2015, que da poder a la ciudadana tanto para denunciar los abusos como también para protegerse frente a los cortes de suministro”.

En el primer año de servicio, los puntos de asesoramiento energético han gestionado:

  • 428 cambios de potencia con las suministradoras,
  • 860 cambios de titularidad,
  • 200 bonos sociales,
  • 116 talleres comunitarios,
  • 378 intervenciones domiciliarias,
  • la instalación de material de eficiencia energética en 768 hogares.

Un servicio abierto a toda la ciudadanía

En el 2018, los PAE amplían servicios para promover el ahorro y la eficiencia energética, tramitar ayudas y asesorar sobre la autogeneración de energía con placas fotovoltaicas desde los hogares y sobre los trámites necesarios para pedir ayudas para generar energía solar, entre otros. “Es un servicio abierto a toda la ciudadanía, que evidentemente nació porque había una emergencia evidente y una prioridad de intervención ante la vulnerabilidad, pero son puntos al servicio de todo el mundo. Cualquier persona que quiera saber más sobre cómo consumir de manera eficiente, cómo puede ahorrar en la factura de la luz o generar energía puede acceder a estos”, ha explicado Laia Ortiz.

Etiquetas asociadas a la noticia