De unas áreas de juego cerradas a una ciudad para jugar

Conseguir una ciudad amiga del juego en el espacio público supone un cambio de visión global que deja atrás las tradicionales áreas de juego infantil, ubicadas en espacios cerrados, sin relación con el entorno y con una propuesta lúdica poco diversa, y que apuesta por una nueva manera de entender el recreo infantil como prioridad de la vida de los barrios.

06/02/2019 19:21 h

Ajuntament de Barcelona

El primer plan de juego en el espacio público incluye unas sesenta actuaciones para potenciar y diversificar las actividades lúdicas en calles, plazas y parques de la ciudad. Poner el urbanismo al servicio de una ciudad más amable con los niños y las niñas favorece su bienestar, aprendizaje y creatividad y la vida de barrio en un entorno pacificado y más verde.

Para iniciar esta transformación se están impulsando los siguientes proyectos:

  • Sustitución de los carteles de prohibido jugar a la pelota por recomendaciones que fomenten el recreo respetuoso.
  • Reserva de calles para jugar en todos los distritos cada domingo.
  • Propuestas lúdicas itinerantes en las plazas.
  • Espacios de juego cerca de los recreos y los caus.
  • Patios escolares como espacios de uso comunitario.
  • Entornos escolares para jugar.
  • El agua como elemento de juego.
  • Cocreación junto con jóvenes de nuevos parques deportivos urbanos.
  • Más servicios en espacios lúdicos (préstamo de juegos, chiringuitos-bar y lavabos).
  • Servicio de soporte al juego para niños con diversidad funcional.

Nuevos espacios de juegos singulares

La ampliación de estructuras singulares para fomentar la creatividad e incentivar la imaginación, como por ejemplo figuras animales o que imitan la naturaleza, también forma parte de la diversificación de propuestas lúdicas en el espacio público.

Además de la estructura lúdica de la plaza del Sol, en el barrio de Gràcia, que se instaló en el mes de julio, a lo largo del 2019 se crearán los juegos singulares de los jardines de la Indústria (L’Eixample), del parque central de Nou Barris, del parque de la Pegaso (Sant Andreu) y de la avenida Meridiana (Sant Martí).

Horizonte 2030: más diversidad, creatividad, retos e inclusividad

El plan se enmarca en la medida de gobierno para impulsar el juego en la ciudad y pretende conseguir en diez años los siguientes objetivos:

  • Doblar las áreas de juego con actividades diversas.
  • Garantizar que ninguna área de juego tenga menos de 50 metros cuadrados.
  • Ampliar los espacios donde se pueda jugar con agua y arena e hidratarse durante el verano.
  • Doblar los juegos que supongan un reto: más parques deportivos urbanos, toboganes gigantes y tirolinas.
  • Incrementar los espacios de juego compartido y aumentar las mesas de pimpón y las canastas de baloncesto.
  • 100 % de accesibilidad en las áreas nuevas y renovadas.
  • Ampliar los parques y jardines adecuados como espacios de encuentro y de juego.
  • Doblar los patios escolares adecuados como espacios sociales.
  • Ampliar de cuatro a cien los entornos escolares mejorados.
  • Impulsar medidas para evitar el sedentarismo y fomentar el juego activo al aire libre.

La transformación urbana en una ciudad para jugar se ha diseñado con los vecinos y las vecinas. Más de cuatrocientas personas entre entidades, expertos y representantes municipales han participado en la elaboración del Plan de Juego en el Espacio Público de Barcelona.

Noticias relacionadas