Preservada la identidad patrimonial de Horta, la Font d'en Fargues y Can Baró

El nuevo plan urbanístico para proteger el tejido urbano histórico de Horta-Guinardó, conservar el tejido urbano y fomentar su rehabilitación se ha aprobado en el Plenario municipal. La medida incluye el casco antiguo del barrio de Horta, las calles de Campoamor y de Salses, y la zona de las Casas de los Periodistas, en los barrios de Can Baró y de la Font d'en Fargues. La medida se ha desarrollado con la participación del vecindario y las entidades del distrito.

25/01/2019 17:22 h

Ajuntament de Barcelona

El plan urbanístico, que afecta a un área de 398.084 metros cuadrados, ampliará el número de elementos arquitectónicos protegidos de 205 a 450 fincas, el doble que ahora. También incluirá las vallas y los muros de edificios de interés patrimonial, y tres farolas modernistas ubicadas dentro de la finca de la calle de Salses, 89-95.

Además, el plan delimita las zonas edificables y establece condiciones para respetar la estructura y estática urbanas actuales.

Por otra parte, la medida califica como equipamientos espacios que actualmente ya cumplen esta función, como por ejemplo el Centro Cívico Matas i Ramis o el Bloc 17, que está, además, en proceso de municipalización.

Edificios con encanto e historia

Las viviendas características incluyen casas unifamiliares con patio en el interior de manzana; torres modernistas; unos edificios unifamiliares aislados, con jardín, construidos en los años veinte y de estilos modernista y novecentista que se conocen como las Casas de los Periodistas, y parcelas alargadas con jardín.

La trama urbana del distrito de Horta-Guinardó tiene unos valores patrimoniales y arquitectónicos ligados a su pasado de pueblo agrícola, donde la vivienda natural era la masía, y también de zona de veraneo. Durante el siglo XX, después de la anexión del municipio de Horta a Barcelona, en 1904, la fisonomía de ciudad jardín fue cambiando con derribos y sustituciones de edificios.

Un plan de consenso

La elaboración de la medida, en la que ha participado una comisión de seguimiento formada por el vecindario y entidades del barrio, se enmarca en la voluntad municipal de proteger y preservar el patrimonio urbano de toda la ciudad.

El conjunto de casas fábrica del Raval, el casco antiguo de Vallcarca o el casco antiguo de Sant Andreu son algunas de las áreas donde también se ha actuado con este objetivo.

El Plenario municipal ha dado luz verde al plan urbanístico, que queda ahora pendiente de aprobación definitiva en la Subcomisión de Urbanismo de la Generalitat.

Etiquetas asociadas a la noticia