El uso de los puntos verdes aumenta un 5 % durante el último año y un 18 % con respecto al 2015

El uso de los puntos verdes en Barcelona ha aumentado un 5 % con respecto al 2017, y acumula un incremento del 18 % en cuatro años. El impulso de estos espacios ayuda a reducir la generación de residuos, fomentar la recogida selectiva y recuperar y reutilizar los recursos y las materias primas, en el marco de la estrategia Residuo Cero.

25/02/2019 17:18 h

Ajuntament de Barcelona

En total son 937.737 los vecinos y las vecinas que los han utilizado durante el año 2018, y que han aportado 17.628 toneladas de residuos, una media de 18,8 kg por usuario que se sitúa como máximo histórico en la ciudad. El 90 % de los usuarios utilizan los puntos verdes de barrio y móviles.

De las toneladas recogidas en el año 2018 en los puntos verdes de barrio, un 38 % se reutiliza, el 48 % se recicla y el 4 % se composta. La destinación y la gestión de los residuos recogidos permiten evitar 15.816 toneladas de dióxido de carbono al año, el equivalente a lo que produciría la electricidad consumida por 3.637 familias durante un año.

Los puntos verdes en Barcelona

Los puntos verdes concentran la recogida de los residuos que necesitan un tratamiento específico y que, por lo tanto, no se pueden tirar a los contenedores de la calle. La ropa, los cartuchos de tinta, los tóneres, los aparatos eléctricos, los aceites de cocina, los neumáticos, las baterías y las pilas, fluorescentes y bombillas o las cápsulas de café monodosis son algunos ejemplos de estos materiales.

En Barcelona hay diferentes tipos de punto verde. Los puntos verdes de barrio tienen dimensiones reducidas y están destinados a los residuos domésticos de poco volumen. Hay 25 repartidos por la ciudad. Los puntos verdes móviles son los más numerosos, casi un centenar, y son camiones que incluyen todas las funcionalidades de un punto verde. Se distribuyen en diferentes puntos de la ciudad en horarios fijos para estar cerca de la ciudadanía. En la periferia hay 7 puntos verdes de zona, instalaciones de grandes dimensiones destinados especialmente al sector comercial y de servicios. Además, las escuelas de la ciudad disponen de un recurso educativo para la concienciación ambiental que se denomina punto verde escolar.

Un nuevo punto verde autosuficiente

El distrito de Sarrià-Sant Gervasi ha sido el primero de la ciudad en estrenar un nuevo modelo de punto verde autosuficiente más sostenible, autónomo y transportable. El equipamiento, que se encuentra en la calle del Cardenal Sentmenat, es capaz de dar servicio sin tener que conectarse a la red eléctrica, gracias a las doce placas fotovoltaicas de alto rendimiento que suministran electricidad. Además, el nuevo sistema no requiere conexión a las redes de agua, alcantarillado y telefonía y el equipamiento se puede cargar y transportar con un camión portacontenedores.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas