El Camp de la Bota, un espacio histórico olvidado

22/11/2014 15:31 h

Max Ledo

Josep Maria Monferrer, historiador de la Mina y del Camp de la Bota, explica a través de una ruta como se ha transformado un espacio que durante la guerra civil y la posguerra sirvió para atemorizar a la población. Se produjeron más de 1700 fusilamientos y el Castillo de las Cuatro Torres servía para reprimir los movimientos obreros.

Vídeo ‘El Camp de la Bota, un espacio histórico olvidado’

Situado en el Barrio del Besòs Maresme, en el distrito de San Martí, encontramos el espacio del Fórum. Un espacio conocido antiguamente como el Campo de la Bota y que englobaba cuatro barrios: el de Pekín Nuevo, el de Pekín Antiguo, la Catalana y el Parapeto, ya en Sant Adrià de Besòs. Precisamente en este último lugar se produjeron unos hechos muy desagradables durante la guerra civil y la posguerra. 1734 personas fueron fusiladas mientras los hechos se silenciaban al resto de la población.

Justo donde ahora está el Museo Azul , en la esplanada del Fórum, había el Castillo Militar de las Cuatro Torres, que el Capitán General de Cataluña Joan Zapatero hizo construir para reprimir los movimientos obreros de los ciudadanos que intentaban escapar de las represiones del Parque de la Ciutadella.

Durante la ruta, los participantes también han podido degustar un poco de pan “xusco “, un alimento típico de la posguerra que ha hecho revivir momentos duros donde la comida era escasa y el hambre abundaba. Esta y muchas otras anécdotas e historias relacionadas con el Campo de la Bota están explicadas en el libro de Josep Maria Monferrer “El Campo de la Bota un espacio y una historia”, que se ha convertido en una visita guiada para reivindicar el papel de un espacio olvidado. Además, el Centro Cívico Besòs también recoge una exposición fotográfica con imágenes de la época.

Le Camp de la Butte

El origen de este espacio tan emblemático proviene del año 1800, cuando los franceses lo usaron como un campo de prácticas de tiro. Ellos lo llamaban “Le Campo de la Butte” y, aunque butte significa colina, finalmente el nombre se catalanizó como “El Camp de la Bota”.

Más Información