El CAS Baluard amplía el horario

El Centro de Atención y Seguimiento a las Drogodepèndencies Baluard, en el distrito de Ciutat Vella, abrirá a partir de ahora entre las 7.00 a las 00.00 horas, dos horas más que antes del verano y cuatro horas más que durante el verano del 2016.

09/11/2018 17:58 h

Redacció

El Centro de Atención y Seguimiento a las Drogodependencias Baluard, en el distrito de Ciutat Vella, abrirá a partir de ahora entre las 7.00 a las 00.00 horas, dos horas más que antes del verano y cuatro horas más que durante el verano del 2016.

El nuevo horario se ha establecido después de que el CAS Baluard haya abierto este verano ininterrumpidamente las 24 horas del día y así se hayan podido analizar en detalle los flujos de las personas usuarias, sus perfiles y necesidades.

El equipo de profesionales de Baluard ha constatado que en torno al 70 % de los consumos nocturnos se producen antes de las 00.00 horas, y por lo tanto, el cierre hasta las 7.00 horas del día siguiente es factible. En cualquier caso, existe la voluntad de adaptarse a las circunstancias y la posibilidad de volver a cambiar los horarios en caso de que sea necesario.

Los centros de atención y de seguimiento se consolidan a la ciudad

Los CAS se han consolidado en la ciudad como un recurso imprescindible para minimizar las consecuencias adversas que el consumo de drogas legales e ilegales provoca en la salud de la persona o de la sociedad. Un dato que lo constata es que en el año 2015 se recogieron mensualmente alrededor de 13.000 jeringas en las calles de Barcelona, con respecto a las cerca de 2.300 que se han recogido durante los meses de este año.

Los datos diarios que recogen los quince centros de atención y seguimiento que hay en Barcelona confirman el hecho de que la situación actual de la ciudad con respecto a la presencia de heroína y otras drogas inyectadas es muy inferior a la que se registraba a finales de los años noventa y principios de los 2000. No solo por el número de jeringas recogidas en el espacio público, sino también porque no se han detectado nuevas incorporaciones masivas de personas consumidoras en los centros.

El número de personas que vuelven a iniciar un tratamiento por consumo de drogas inyectadas después de una recaída ha pasado de 902 en el año 1997 a 267 en el año 2017, mientras que los inicios de tratamientos nuevos han pasado de 391 a solo 75.

Etiquetas asociadas a la noticia

Noticias relacionadas