El cooperativismo de Sants, más vivo que nunca

19/10/2015 15:00 h

Regina Navarro

El barrio tiene unas cincuenta empresas cooperativas, en las que el excedente se reparte entre los socios y las decisiones se toman en asamblea.

Vídeo ‘Cooperativas en Sants’

Las cooperativas son empresas, con o sin ánimo de lucro, que están gestionadas de manera democrática por sus socios, los cuales como trabajadores deben participar activamente en las decisiones comunes del proyecto empresarial. Este modelo de organización empresarial es la antítesis del sistema habitual capitalista, en el que predomina la figura de un socio capitalista y la estructura piramidal.

En Barcelona ​​cada vez son más los emprendedores que optan por este modelo empresarial para sacar adelante su proyecto profesional, bien por convicción política o para intentar encontrar un modelo económico en el que la prioridad no sea que una persona se lucre sino el bien de las personas.

Estas cooperativas se encuentran concentradas en barrios como el Poblenou, Gràcia o Sants, que tienen una tradición cooperativista desde antes de la Guerra Civil Española. En Sants, por ejemplo, existen unas cincuenta cooperativas, además de otras experiencias de cooperativismo en activo.

LaCol, La Ciutat Invisible y el Koitton Club —un despacho de arquitectos, una librería y un bar musical, respectivamente— son 3 propuestas empresariales ubicadas en Sants que comparten un modelo empresarial con el que los beneficios no recaen en un solo socio capitalista y todos participan activamente en las decisiones empresariales.

Arquitectos iguales

Los 14 arquitectos de LaCol decidieron unirse en cooperativa en 2013, después de que cada uno de ellos hubiera trabajado para empresas organizadas en estructuras piramidales en las que no tenían ni voz ni voto. Aquí todos cobran lo mismo y las decisiones las toman en asamblea. “En los despachos convencionales hay un arquitecto que es la cara visible de la empresa, que diseña los proyectos y de quien depende todo el resto de trabajadores. Aquí no, aquí todos llevamos a cabo tareas diversas en diferentes proyectos, como responsables del diseño o como administradores; todas las tareas son importantes”, explica Carles Baiges, socio de la cooperativa LaCol.

Hazte cooperativo

La Ciutat Invisible es una librería que se fundó hace 10 años y que, más allá de vender libros, también trabaja para la difusión del cooperativismo, asesorando profesionales que se quieren involucrar. “No es que el modelo cooperativo sea lento, sino que las personas no hemos recibido la educación necesaria para afrontar las decisiones empresariales de forma democrática o asamblearia. Se tiende a pensar que lo más sencillo es que haya un responsable que dé órdenes y dirija, pero las experiencias cooperativas demuestran que hay otras maneras de tomar decisiones por el bien común de los trabajadores, que es el objetivo final”, explica Hernán Córdoba, socio fundador de La Ciutat Invisible.

Más que un bar

El Koitton Club, situado también en Sants, lo abrieron 3 socios en el 2012. Optaron por el modelo de cooperativa por convicciones políticas y para cumplir una función histórica del mundo cooperativo: hacer de dinamizador cultural del barrio. “En el Koitton Club organizamos conciertos, exposiciones, teatro y pretendemos ser un punto de debate y reflexión de barrio, no un simple bar”, explica Pep Rius, socio trabajador del local.