El emblemático restaurante Diagonal Can Soteras cumple 100 años

09/06/2015 11:32 h

Joan Angel Frigola Berbel

En 1915 Jaume Soteras se hizo cargo de una posta de caballos que daba servicio a los arrieros que entraban por la Diagonal y giraban por el actual paseo de Sant Joan hacia el mercado central del Born. Los animales podían reposar en el abrevadero y sus dueños tomaban el desayuno de tenedor y cuchillo en el interior. Había nacido Can Soteras. El establecimiento se abastecía con los productos de temporada que les servían los mismos arrieros y su cocina casera se fue haciendo un lugar en la sociedad barcelonesa.

Vídeo ‘Centenario de Can Soteras’

Como muchos establecimientos de este tipo, Can Soteras se fundó como un pequeño local en un edificio con la cocina y el comedor en la planta baja y la vivienda de los propietarios en el primer piso. Así lo explica Santiago Soteras, presidente ejecutivo del Grup Soteras, desde el restaurante, donde hoy hay varios comedores conectados: “Aquí estaban las habitaciones y un lavadero pequeño. No había cocina ni comedor, porque se aprovechaban los del restaurante.”

En 1930 la antigua fonda se transformó en el Restaurante Diagonal Can Soteras y mucha gente empezó a frecuentarlo por las celebraciones familiares y las comidas de grupo. “Muchas personas que vienen a comer aquí recuerdan haber estado en el restaurante con motivo de un bautizo, una boda o una primera comunión”, dice Santiago Soteras.

Uno de los grupos habituales de los comedores de Can Soteras es una entidad barcelonesa con casi 90 años de historia, L’Arca de Noè, que puede reunir en las cenas ―el pienso, como las llaman sus miembros― a más de 150 personas. La estrecha relación entre esta asociación y el restaurante queda patente en el comedor que hay en el sótano del establecimiento, decorado con motivos de animales y donde destaca un canguro, porque este es el nombre de animal de Jaume Soteras, padre de Santiago Soteras, como miembro de L’Arca.

El origen de la Fiesta del Caracol

Una de las especialidades por las que es muy conocido Can Soteras son los caracoles, una tradición que nació hace poco más de 30 años casi por casualidad. Explica el presidente ejecutivo del grupo: “Un día se celebró una comida a base de caracoles con gente conocida a la que asistió el periodista Joan Poch Soler, que al día siguiente escribió una nota en el periódico en la que hablaba de la Semana del Caracol; esto hizo que viniera gente a pedirnos aquellos caracoles tan buenos y decidimos aprovecharlo.” De ahí nació la Cofradía Gastronómica del Caracol y la celebración de la Fiesta del Caracol, de la que en 2015 se ha celebrado la edición número 31.

Entre los personajes que han pasado por la Fiesta del Caracol hay deportistas como Guillermo Amor, Mireia Belmonte o Rafa Jufresa; actores y artistas como José Sacristán, Joan Pera o Núria Feliu; periodistas como Lluís Canut, Imma Pedemonte o Antoni Bassas; médicos como Eduard Estivill, y cocineros como Ferran Adrià, quien, según explica Santiago Soteras: “Comenzó en la cocina del Hotel Playafels, de nuestro grupo.”

 

Más Información