El Mercado de Santa Caterina, para el vecindario del barrio

A menudo los mercados de la ciudad no reciben solo la visita del vecindario que acude a comprar, sino que también atraen la atención de grupos de visitantes que, en algunos casos, pueden entorpecer el funcionamiento de los equipamientos. En el Mercado de Santa Caterina se pondrá remedio limitando el acceso al recinto.

07/08/2018 17:19 h

Redacció

A partir del 10 de agosto entrará en vigor la nueva medida de prevención, que prohibirá la entrada a los grupos organizados conducidos por una persona guía que superen la quincena de miembros. Así se pretende preservar el actual modelo de mercado de barrio, dirigido a los vecinos y las vecinas.

Esta prohibición limitará el acceso los viernes y sábados desde el 1 de abril al 30 de octubre, durante todo el horario de apertura del mercado, entre las 8.00 y las 20.00 horas. Los servicios de vigilancia se ocuparán de detectar e informar a los grupos de que no pueden continuar la visita, o impedirán su entrada con las instrucciones y disposiciones de la Guardia Urbana de Barcelona.

Asimismo, los equipos de seguridad podrán actuar también en los casos en que grupos de menos de quince personas provoquen aglomeraciones, obstruyan los pasillos del mercado, impidan la circulación normal de las personas o no permitan a los clientes y a los comerciantes llevar a cabo su actividad.

Además, los individuos que toquen y manipulen alimentos y productos expuestos para tomar fotografías, que estén comiendo o bebiendo en cualquiera de los espacios del mercado no habilitados para tal uso o que provoquen ruidos o griterío que molesten también serán invitados a marcharse del recinto.

Una solución preventiva

La medida responde a una petición específica que la Asociación de Concesionarios del Mercado de Santa Caterina hizo llegar al Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, el 18 de abril de este año. Esta petición se fundamenta en la que ya se implantó el último año en el Mercado de la Boqueria. En el caso de Santa Caterina se trata de una acción preventiva para evitar que se pierda el modelo actual del mercado de barrio.

Etiquetas asociadas a la noticia