Empieza el proceso participativo por renovar la Via Laietana

El debate ciudadano para decidir como ejecutar la pacificación de la Via Laietana ya ha empezado, con un proceso de participación que incluye a las entidades, al vecindario y a los comerciantes del entorno. El objetivo es definir unos criterios de diseño que satisfagan las necesidades de las personas que utilizan diariamente esta vía y mejorar la relación con los barrios vecinos.

13/06/2018 13:05 h

Redacció

Durante la presentación del proceso participativo en la Comisión de Seguimiento de la Via Laietana, formada por representantes de diferentes entidades y asociaciones vecinales, el Gobierno municipal ha planteado cuatro esbozos iniciales que proponen aumentar la anchura actual de las aceras como punto de partida para la futura distribución del espacio. Las propuestas no están cerradas. La idea es facilitar un diagnóstico sobre la situación actual y presentar diferentes planteamientos a los participantes.

Además, se ha celebrado una primera sesión informativa en el Consejo de Barrio de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera, y se realizará otra en el Consejo de Barrio del Gòtic. Por otro lado, desde ahora y hasta septiembre se organizarán recorridos urbanos y talleres temáticos con todos los colectivos implicados, donde se recogerán propuestas para elaborar un proyecto completo de cómo tiene que ser la vía. También se colocarán puntos informativos en el Mercado de Santa Caterina y la Escuela Cervantes.

La metodología del proceso incorporará la perspectiva de género y se desarrollará de acuerdo con el nuevo Reglamento de Participación Municipal; en este sentido, ya funciona la plataforma Decidimos Barcelona. La previsión es que en octubre se informe a la ciudadanía de los resultados del proceso participativo, que servirán de base para elaborar el proyecto de reforma, que se ejecutará durante el próximo mandato.

Las primeras intervenciones empezarán en verano

Paralelamente al proceso participativo sobre la reforma de la Via Laietana, el Ayuntamiento iniciará algunas obras de mejora para adelantar su renovación:

  • En agosto se renovarán las aceras y los pavimentos de la vía. De esta forma se mejorará la accesibilidad y la movilidad y se facilitará la conexión del barrio Gòtic y el de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera. Concretamente, los siete empalmes en los que se intervendrá son las intersecciones con las calles de Tomàs Mieres, de Julià Portet y del Doctor Joaquim Pou, de Jaume I y la plaza del Àngel, y con las calles de la Princesa, de Manresa, de Àngel J. Baixeras, de Joan Massana y del Consolat de Mar. Las obras incluyen unos 3.000 metros cuadrados y disponen de un presupuesto de 1, 2 millones de euros.
  • En octubre se iniciará también la reurbanización de la plaza de Antoni Maura, con un nuevo paso de peatones central que cambiará radicalmente el aspecto de la plaza. Esta intervención hará que el espacio para los peatones cambie sustancialmente, que mejore la conexión entre barrios, se eliminen las dos actuales semirotondas de la plaza y se amplíen las aceras. También se trasladarán la parada de taxis y las dos líneas de bus de TMB, se eliminarán las del bus turístico y la zona reservada a la parada de autocares y autobuses. Las obras durarán unos siete meses y costarán 1,9 millones.