Primera jornada de la 5ª Convención Las voces de las personas mayores. Barcelona, una ciudad para toda la vida

El cambio demográfico visto desde el ciclo reproductivo y la alianza intergeneracional han articulado la sesión inaugural presidida por la Alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha presentado la Estrategia sobre Cambio Demográfico y Envejecimiento 2018-2030, una medida de gobierno que marcará las líneas de trabajo para conseguir una ciudad "fuerte y cohesionada para afrontar las amenazas a los derechos sociales que se están produciendo".

05/03/2019 22:57 h

barcelona.cat

Organizada por el Ayuntamiento de Barcelona e impulsada por el Consejo Asesor de las Personas Mayores, la Convención ha reunido en el Auditorio AXA a 700 participantes, alrededor del 65% mujeres de todas las edades, desde alumnas de estudios de integración social, trabajadores y trabajadoras de los diferentes sectores relacionados con el envejecimiento o representantes de más de 131 entidades y equipamientos de la ciudad.

La Teniente de Alcaldía Laia Ortiz ha remarcado en su intervención la importancia que ha tenido para el Ayuntamiento de Barcelona implicar a todas las áreas de gobierno en la aplicación de las políticas para el envejecimiento digno, una implicación visible en la Convención con la presencia de representantes de estas áreas en las mesas de trabajo, desde vivienda, seguridad, cultura a derechos sociales.

El demógrafo Júlio Pérez ha centrado la ponencia marco de la Convención en lo que ha llamado “la reproducción feliz”, una bajada de natalidad a nivel mundial que él no plantea como un problema, sino como un reto que incide en una mayor esperanza de vida y un gran cambio social, muy visible en las nuevas culturas de los cuidados y que implica a todos los estratos de la sociedad.

Esta interdependencia entre generaciones ha sido también el eje de la mesa de debate “Hacia una verdadera alianza entre generaciones” donde los politólogos Berta Barbet y Quim Brugué han hablado de la necesidad de cambiar los modelos de prestación social para las personas mayores, reivindicando una huida del individualismo y la autonomía para avanzar en conceptos como intercambio y colaboración, que deberán implicar a toda la ciudadanía.

ESPACIOS DE TRABAJO SIMULTÁNEOS

La segunda parte de la jornada se ha organizado en 4 espacios de trabajo, sobre los que ha planeado la precariedad y el aislamiento de las personas, potenciada por la crisis económica. En estos espacios se han presentado las conclusiones del Informe del proceso participativo que se desarrolló entre octubre y diciembre de 2018.

Las aportaciones de estos foros participativos han estructurado los grupos en 4 ejes: Enfoques y retos del envejecimiento, Envejecer con derechos, Envejecer con dignidad y Envejecer participando. En cada una de las mesas se han presentado algunas de las experiencias y proyectos y se han podido recoger intervenciones o preguntas del público, que se incorporarán a las conclusiones finales.

Soluciones habitacionales; modelos asistenciales más centrados en las personas y menos tecnificados; luchas contra las desigualdades a través del aumento del nivel adquisitivo o la modificación de los indicadores de renta; envejecimiento activo a través de la cultura o el deporte, o cambio de modelo en los equipamientos de forma que permitan la participación directa de las personas mayores en la gestión han sido algunos de los temas tratados.

La segunda jornada profundizará en estos cuatro ejes de trabajo y cerrará con una mesa redonda sobre los retos para combatir la soledad no deseada, la presentación del compromiso por la amigabilidad de la ciudad, y la presentación de las conclusiones que marcarán el trabajo de los próximos cuatro años en políticas para las personas mayores.