"Hace falta un cambio legislativo que habilite a los ayuntamientos a regular los precios de alquiler"

21/11/2019 18:03 h

Ajuntament de Barcelona

La ampliación del parque de vivienda asequible y la defensa del derecho a la vivienda son dos prioridades del Ayuntamiento de Barcelona en el mandato que está arrancando. Así lo ha explicado Lucía Martín, concejala de Vivienda y Rehabilitación del Ayuntamiento de Barcelona, ​​en la última edición de #BirresCrítiques celebrado el miércoles 20.

#BirresCrítiques es un formato de acto público distendido organizado por el digital Crític para conversar de manera pública con alguna personalidad. En esta ocasión, la charla ha sido convocada conjuntamente con la cooperativa Sostre Cívic, que promueve un modelo alternativo de acceso a la vivienda, más justo y accesible, sin ánimo de lucro, no especulativo y transformador. La cooperativa colabora con Crític en la sección Sostre Crític.

 El periodista de Crític Marc Font y el presidente de Sostre Cívic David Guàrdia han conducido la conversación con Lucía Martín en la que también se ha hablado de su trayectoria en el activismo y en la política.

 

Inicios en el activismo

 Nacida en Galicia y aficada en Terrassa, Lucía Martín ha contado que su vida política tiene sus raíces en el activismo, y ha recordado que su interés por el mundo de la vivienda nació coincidiendo con los orígenes de la Plataforma de afectados por la Hipoteca (PAH), mientras “estaba haciendo mi tesis doctoral en Barcelona”.

Según explica, Martín vivía de alquiler y tenía dificultades para pagarlo, y manifestaciones como las que convocaban organizaciones como V de Vivienda “nos interpelaba a mucha gente”. “Yo era una participante más, pero tenía vínculos con gente implicada en movimientos sociales y de la mano de la PAH decidí intervenir de manera más activa”, añade.

Martín reconoce que inicialmente pensaba “que como yo no pagaba una hipoteca sino que vivía de alquiler las reivindicaciones no me afectaban. Pero vi que en realidad se trataba de una lucha por el derecho a la vivienda, y debemos agradecer a la PAH este cambio de imaginario, de relato “.

 

El salto político al Congreso de los Diputados

El salto de Lucía Martín a la política activa vino después de que en el seno de la PAH se hiciera “una reflexión colectiva sobre la necesidad de entrar en las instituciones. En ese momento el movimiento en la calle era muy fuerte -era después del 15M-, pero las instituciones le daban la espalda. Surgió la propuesta de ir en las listas al Congreso de los Diputados por En Comú Podem, y a pesar de las dudas iniciales, vi que era una oportunidad para trasladar las demandas de la calle”.

Martín fue elegida diputada por la demarcación de Barcelona en 2015, y en 2018 llegó a ser la portavoz del grupo parlamentario. El impacto fue grande porque “yo venía de espacios muy feministas, donde era importante la inteligencia colectiva. Y me encontré con que el Congreso es un ámbito rígido, vertical, muy machista, sobre el que hay una presión mediática brutal y que tiene una parte de escenificación muy fuerte. Necesité un periodo de adaptación y la verdad es que el aprendizaje en la PAH me dió herramientas para mantenerme centrada “.

Otro de los choques fue “darme cuenta de que no se le daba ninguna importancia a la vivienda, era un tema fuera del debate. Si se hablaba era en base a tópicos como que el alquiler es propio de la gente joven. Los que formaban parte de comisiones de vivienda no tenían ningún conocimiento. Nosotros éramos la voz que lideraba, que proponía ideas que otros grupos copiaban. También nos decían muchos disparates, como que la regulación de los precios de alquiler es propio de Venezuela, cuando también se está haciendo en Alemania. Y conseguimos aprobar un decreto de alquileres“.

 

Las demandas al nuevo gobierno

A la espera de que se conforme un nuevo gobierno español, Lucía Martín cree que una de las medidas urgentes en materia de vivienda debería ser “un cambio legislativo que habilite a los ayuntamientos y las comunidades autónomas a regular los precios de alquiler. En una ciudad como Berlín se están planteando incluso bajarlos”.

Según la concejala, también “habría que revisar el índice de precios, que sólo tiene en cuenta el mercado y no elementos como la economía de las familias”.

Martín reivindica que haya “un verdadero presupuesto para hacer políticas de vivienda. El  que hay ahora está heredado del PP, que lo recortó, y no se pueden hacer políticas dignas sin presupuestos“.

La concejala también afirma que “hay que generar un parque público de vivienda protegida que no tenemos. Las ciudades a las que nos queremos parecer tienen un parque público muy importante; si nos fijamos en modelos que nos gustan, como el de Viena, tenemos que importar sus políticas”.

 

Ampliar el parque de vivienda asequible

Respecto al nuevo mandato del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Lucía Martín ha marcado dos objetivos prioritarios. En primer lugar, “la ampliación y dignificación del parque de vivienda asequible, que cuando entramos era de 7500 viviendas y que queremos doblar. Esta es una tarea a medio y largo plazo para la que se deben poner en marcha todas las estrategias posibles: construir, comprar… También hay otras fórmulas complementarias, como las cooperativas en cesión de uso, o la promoción delegada, es decir ceder terreno público para que alguien privado haga vivienda asequible”.

La concejala ha querido subrayar que “no estamos en contra de los propietarios privados sino de los especuladores. Hay que hacer entender que la vivienda no es un negocio como cualquier otro y que el beneficio debe ser limitado”.

Lo más urgente para poder llevar a cabo las políticas que el Ayuntamiento cree necesarias es “que se aprueben los presupuestos de la Generalitat. No podemos hacer política contra corriente, contra la austeridad presupuestaria. Si en el anterior mandato hemos podido hacer algo respecto a la vivienda pública de alquiler ha sido gracias a créditos europeos “.

 

Contra el acoso y los desahucios

La otra prioridad municipal es “la lucha por la defensa del derecho a la vivienda. Se producen situaciones de acoso, aunque hay herramientas para denunciarlo”.

En cuanto a los desahucios, recordó que “hemos situado en el centro de nuestra agenda política una unidad pionera dedicada a mediar, gestionar y acompañar a las familias que se enfrentan a los desahucios, inspirada en parte en los movimientos ciudadanos”. A Martín le preocupa el hecho de que “estamos viendo actuaciones policiales cada vez más duras y creemos que hay que trabajar con la mediación más que con estos despliegues, para lo que hace falta coordinación entre administraciones”.

La concejala también pide “cambios legislativos para acabar con los desahucios abiertos, en los que el juez no pone ni fecha. Con la ley en la mano los propietarios que desahucian tienen derecho a hacerlo, y a veces es la acción vecinal que consigue una negociación”.

Como todas las #BirresCrítiques, el acto -celebrado en el Espai Calàbria 66, un centro comunitario del barrio de Sant Antoni- ha contado con la colaboración de la Universitat Progressista d’Estiu de Catalunya (UPEC) y del Col·lectiu Ronda.