Lograr una Ciutat Vella más habitable

Garantizar la calidad de vida y la salud del vecindario, potenciar la diversidad económica fomentando el comercio de proximidad y generar actividades culturales, ejes del nuevo plan de usos de Ciutat Vella.

29/09/2017 17:54 h

Ajuntament de Barcelona

El nuevo plan de usos del distrito pretende equilibrar los usos urbanos con la regulación de las actividades teniendo en cuenta el modo en que repercuten en el tejido residencial de Ciutat Vella. La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, ha explicado que el objetivo del nuevo plan es “luchar contra el monocultivo, equilibrar los usos del distrito y garantizar la salud y el descanso de los vecinos y las vecinas“. Y ha remarcado: “Hay que fomentar las actividades que no tienen impacto nocturno y que responden a las necesidades cotidianas del vecindario y las que están orientadas al fomento de la actividad cultural.”

En el caso de las actividades nocturnas, se aplicarán unas condiciones más restrictivas con el fin de garantizar el descanso del vecindario y la convivencia. Por este motivo, no se permitirá la apertura de nuevos establecimientos vinculados al ocio nocturno, ni los relacionados con el juego y los audiovisuales, que son los que tienen un impacto más negativo por las molestias de ruido que generan.

Este nuevo plan establece un tope a la implantación de nuevas actividades. No se tendrá en cuenta el número de establecimientos, en cambio, sí que se considerará su volumen, su concentración y el estado de las fincas donde se encuentran. Todo eso de acuerdo con cuatro condiciones: la densidad de la actividad, la superficie máxima, la anchura de la vía y la vulnerabilidad de los inmuebles.

Una de las novedades que presenta también el nuevo plan es que se establece una zona única para responder a las condiciones específicas de cada área. Con la excepción de la zona portuaria y la Rambla, que mantienen su propia regulación.

Un proceso de un año

El proceso para iniciar la redacción del nuevo plan de usos del distrito se empezó el 14 de octubre, con la suspensión de la concesión de licencias de actividades de pública concurrencia, comerciales y alimentarias en el territorio. A partir de la aprobación inicial de la propuesta de plan de usos del Gobierno municipal, esta suspensión de licencias se ampliará hasta la aprobación definitiva del nuevo documento, que se prevé en octubre del 2018.

Tanto los estudios como los resultados del proceso de participación están disponibles en la web decidim.barcelona.

Más Información