Homenaje al centenario de la huelga de La Canadenca en Barcelona

Este año se cumplen cien años de que la lucha obrera consiguió instaurar la jornada laboral de ocho horas, una conquista que se ganó en Barcelona después de la huelga conocida como la ‘huelga de La Canadenca’. En el marco de la cuarta edición de la Primavera Republicana, se ha instalado una placa de memoria delante de las tres chimeneas del Poble-sec para homenajear a los trabajadores y las trabajadoras que lo hicieron posible.

06/04/2019 19:30 h

Ajuntament de Barcelona

Una huelga que marcó un antes y un después

En 1919 la empresa Riegos y Fuerzas del Ebro era la principal distribuidora de electricidad en Cataluña. Esta compañía era conocida como La Canadenca, ya que su capital procedía de este país norteamericano.

A principios de año la hidroeléctrica decidió reducir los sueldos a algunos de sus trabajadores de las oficinas del Paral·lel, donde todavía hoy están las tres chimeneas de la empresa. Ocho de los trabajadores de la sección se negaron a aceptar la rebaja y se afiliaron a la CNT. Por estos dos motivos fueron despedidos.

La solidaridad del resto de los trabajadores y las trabajadoras de la sección no se hizo esperar, y se declararon en huelga. Como respuesta, la empresa optó nuevamente por el despido, en este caso de 140 obreros y obreras.

El alud de despidos y el recorte de derechos laborales levantó al resto de trabajadores de La Canadenca, que reclamaban la readmisión de los que ya no estaban y el aumento salarial. La huelga pronto se extendió a otras empresas del sector por medio del Sindicato Único de Agua, Gas y Electricidad de la CNT.

La falta de electricidad en la ciudad afectó al transporte, y eso dificultó los abastecimientos y paralizó el 70 % de las fábricas de la provincia de Barcelona. El seguimiento creciente de la huelga del sector pronto provocó que el Gobierno se tuviera que encargar del suministro de energía y del servicio de aguas por medio del cuerpo militar.

La declaración del estado de guerra en la ciudad hizo que más de tres mil obreros y obreras en huelga fueran encarcelados en el Castillo de Montjuïc, lo cual tensó al máximo el conflicto, hasta que, por miedo a que se extendiera a otros territorios, empezó la negociación entre las trabajadoras y trabajadores y los propietarios de La Canadenca, con la presencia de las autoridades.

Un acuerdo histórico

Después de dos días de negociación, se firmó un acuerdo para liberar a la mayoría de las personas encarceladas, readmitir a todos los huelguistas sin represalias, incrementar los salarios y reducir la jornada laboral a ocho horas diarias.

Todas las demandas se hicieron extensivas no solo a los trabajadores y las trabajadoras del gas, la electricidad y el agua, sino también al resto de sectores y a todo el Estado, y Barcelona fue la ciudad pionera a tener una jornada de trabajo de ocho horas.

Cuatro años de Primavera Republicana

La Primavera Republicana empieza, con el acto de hoy, la cuarta edición con un programa de actividades de memoria, fiesta y reflexión para todos los públicos. Hasta el día 14 de abril se llevarán a cabo 24 actos repartidos por los diez distritos de la ciudad para celebrar los valores del republicanismo clásico, como la libertad, la igualdad y la fraternidad; pero también los del republicanismo del siglo XXI: feminismo, diversidad, ecologismo y la reivindicación de los movimientos LGTBI y de los derechos sociales.

Etiquetas asociadas a la noticia