La indescriptible satisfacción de ser voluntario

20/10/2014 08:00 h

Susagna Alcón

El MarketPlace, ubicado en el Born CC, deviene el 20 de octubre un punto de encuentro donde más de 70 entidades y empresas impulsan el voluntariado. El 17% de la población catalana, 1.250.000 personas, realiza actividades de voluntariado, una cifra que sitúa Cataluña como una de las zonas más activas en el sector a nivel español y europeo.

Vídeo ‘Voluntarios’

La Federación Catalana de Voluntariado Social se ha propuesto, con esta segunda edición del MarketPlace, que las empresas con Responsabilidad Social puedan encontrar con más facilidad un proyecto en el que colaborar activamente. Es por ello que el 20 de octubre más de 70 entidades se dan cita en el Born Centre Cultural, en una jornada que busca estimular el voluntariado, una pieza clave en la transformación social que impulsan las entidades.

Aparte de los 77 stands distribuidos por el recinto, también se organizan actividades formativas para voluntarios y entidades, intercambios de experiencias de éxito y debates sobre el sector, que en Cataluña mueve activamente a 1.250.000 personas, un 17% de la población. Esta cifra, sitúa a los catalanes como unos de los más implicados en el sector a nivel español y europeo.

Un enriquecimiento personal impagable

Asunción Ventura forma parte de este 17% y dedica un día a la semana a visitar a María Asensi, de 94 años. Es voluntaria de Avismón, una fundación que quiere combatir la soledad de las personas mayores, desde que se prejubiló porque “tenía la inquietud de hacer cosas sociales”. Entre ellas se ha establecido una relación de amistad y confianza, fruto de las muchas horas que pasan juntas. Asunción lo tiene muy claro: “Me enriquece mucho como persona y como sociedad, porque debemos hacer actuar las emociones“. María, usuaria de la entidad, ya la espera todos los miércoles: “A mí me gusta charlar y ella me escucha. Nosotras hablamos con normalidad, yo ya sé que soy muy mayor, pero junto a un joven me siento joven“.

En otro domicilio de la ciudad, Antonio Segado instala un televisor nuevo a Anna Maria. Es voluntario de pequeños arreglos y su tarea dentro Avismón es ayudar a las personas mayores con reparaciones del hogar de pequeña envergadura. Suponen una gran recompensa para el usuario, pero para Antonio son mucho más que eso: “Me da muchísima satisfacción, es algo que no se puede pagar“. “Siempre digo que los voluntarios sacamos por necesidad más de lo que damos”, asegura.

La savia que les hace crecer

Por la ONG para la infancia Yamuna ya han pasado una treintena de voluntarios que han decidido viajar a miles de kilómetros, hasta Madagascar, para apoyar a mujeres solas con niños a su cargo. Su tarea es imprescindible, tal y como explica Gloria Pérez, coordinadora de Yamuna. “ Lo más importante que pueden aportar son nuevas ideas, savia viva y se establece un feedback muy bonito”, asegura. Además, según explica, “normalmente vuelven con muchas ganas de seguir implicados porque ven lo que se está haciendo allí y, claro, los niños son muy alentadores”. De hecho, la Cooperativa de Mujeres que han creado en el país africano es el proyecto que Yamuna ha decidido exponer en el MarketPlace 2014.

Más información:
Web del MarketPlace 2014
Web de Barcelona Inclusiva