Las desigualdades en salud entre los barrios se reducen

Los datos del informe anual “La salud en Barcelona” constatan una reducción de las desigualdades de salud entre los barrios de la ciudad y un aumento de la esperanza de vida. El estudio aporta, por primera vez, datos de la mortalidad atribuible a la mala calidad del aire. Entre el 2010 y el 2017, la contaminación ha causado la muerte a 422 personas por término medio cada año.

07/11/2018 15:03 h

Redacció

El informe “La salud en Barcelona” es un estudio que elabora anualmente la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) y que presenta el estado de salud de la ciudadanía con indicadores de salud, pero también del entorno físico y socioeconómico de la ciudad.

Más esperanza de vida, menos desigualdades

Entre los datos más relevantes se encuentra el aumento de la esperanza de vida en la ciudad, que alcanza los registros más altos de la historia. Por primera vez, la esperanza de vida supera los 81 años en los hombres, en concreto es de 81,2 años, mientras que en las mujeres llega a los 86,9 años, la cifra más alta hasta el momento.

El informe de la ASPB constata en esta ocasión una reducción de las desigualdades entre los barrios de la ciudad, especialmente en dos ámbitos: la esperanza de vida al nacer y la obesidad.

En el periodo 2014-2016 se recortan las desigualdades con respecto a la esperanza de vida entre barrios ricos y pobres, y se muestra una situación mejor que en el periodo 2011-2013. La diferencia ha pasado de 4,5 años a 2,7 años entre estos dos periodos.

Ciutat Vella es el distrito que tiene la esperanza de vida más corta tanto en hombres (78,1 años) como en mujeres (85,2 años). La esperanza de vida más larga en el caso de los hombres (83 años) es en el distrito de Les Corts, y con respecto a las mujeres (87,7 años) es en Nou Barris.

Con respecto a la obesidad, se ha evolucionado favorablemente durante la última década. En el año 2006 el exceso de peso era un problema 2,3 veces más frecuente en clases sociales más desfavorecidas, mientras que ahora se da 1,5 veces más.

En cuanto a la tasa de embarazos juveniles, más frecuentes en barrios con una renta más baja, se han reducido prácticamente a la mitad en el conjunto de la ciudad en los últimos diez años.

Infecciones de transmisión sexual

Entre las principales infecciones de transmisión sexual (ITS), en el año 2017 se ha frenado el aumento que se había detectado el año anterior. El crecimiento de la gonococia ha sido del 30 % ante el incremento del 149 % del año 2016. Con respecto a la sífilis, el incremento ha sido en un 10 % frente al 88 % del aumento del diagnóstico de la infección en el 2016.

Con respecto al VIH, en el 2017 se detectaron 352 casos de infección frente a los 310 del año 2016, y se sitúa en una tasa de 21,8 para cada 100.000 habitantes.

La contaminación, causa de muerte

Por primera vez, el informe anual del ASPB recoge las muertes atribuibles a la mala calidad del aire. Se calcula que durante el año 2017 en Barcelona murieron 354 personas por causas relacionadas con una mala calidad del aire. Durante el periodo 2010-2017 hubo una media de 422 muertos anuales.

La evolución de los datos en este periodo establece una correlación entre el grado de contaminación y las muertes por esta causa. Los años en que ha habido una densidad más alta de partículas finas (PM2,5) es cuando ha habido más defunciones, que han llegado a 594 (en el 2011), 706 muertos (en el 2012) y 529 (en el 2015).

Con respecto al dióxido de nitrógeno (NO2), generado principalmente por los vehículos diésel, el 70 % de la población barcelonesa está expuesta a niveles superiores a los que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con respecto a las PM10, el 98 % de la ciudadanía respira niveles superiores a los marcados por la OMS.

Además del NO2, de las PM10 y PM2,5, Barcelona también supera los límites de la OMS de benceno, ozono y benzopireno.

Puedes consultar el informe “La salud en Barcelona” aquí.

Etiquetas asociadas a la noticia